Barcelona, Real Madrid y Juventus criticaron fuertemente a la UEFA por iniciar causas disciplinarias contra ellos por sus papeles en el fallido lanzamiento de una Súper Liga Europea, diciendo que no aceptarán ser presionados por el organismo del futbol continental.

Los tres son los únicos persistentes entre los 12 fundadores de la Súper Liga y se han negado a renunciar al proyecto. Además, emitieron una declaración, después de que la UEFA anunció el inicio de un proceso disciplinario contra ellos por una violación potencial de la infraestructura legal de la UEFA.

Los estatutos incluyen una sección sobre agrupaciones prohibidas de clubes o la formación de ligas sin permiso de la UEFA y fuera de su control. El proceso pudiera llevar a que los tres clubes sean expulsados de la Liga de Campeones.

“Barcelona, Juventus y Real Madrid, todos con más de un siglo en existencia, no aceptarán ninguna forma de coerción ni presión intolerable, al tiempo que siguen firmes en su disposición a debatir, respetuosamente y por medio del diálogo, las soluciones urgentes que el fútbol actual necesita.

“En lugar de explorar formas de modernizar el futbol a través de un diálogo abierto, la UEFA espera que retiremos el proceso actual en las cortes que reta su monopolio sobre el futbol europeo”, dijeron los clubes en un comunicado de prensa. “O reformamos el futbol o tendremos que ver su ruina inevitable”.

Los tres clubes expresaron su rechazo absoluto a la insistente coerción que la UEFA ha mantenido sobre tres de las instituciones más relevantes en la historia del futbol.

“Esa actitud alarmante constituye una violación flagrante de a decisión de las cortes de justicia, que ya hicieron una declaración clara que le advirtió a la UEFA que se abstenga de tomar acciones que pudieran penalizar a los clubes fundadores de la Súper Liga mientras dure el proceso legal”, dijeron.

El mes pasado, un tribunal en Madrid emitió un fallo preliminar que prohíbe que la UEFA, la FIFA y sus miembros actúen contra la creación de la nueva liga, que se desplomó ante una ola de críticas de los hinchas, ligas nacionales y otros clubes. Un juez le pidió a la Corte Europea de Justicia en Luxemburgo que considere si las restricciones sobre los clubes fundadores violan las leyes de la Unión Europea.

También puedes leer: Barcelona, Real Madrid y Juventus podrían ser vetados de UEFA tras la fallida Superliga