El balón con el que Diego Armando Maradona marcó sus dos emblemáticos goles para Argentina en el Mundial de 1986, (el considerado como el mejor de la historia y el de la “Mano de Dios”), irá a subasta.

Graham Budd Auctions informó el jueves que esperan que el balón Adidas, usado hace 36 años y propiedad del árbitro Ali Bin Nasser, se venda entre 2.7 y 3.3 millones de dólares cuando se oferte en Gran Bretaña el 16 de noviembre, cuatro días antes de que arranque el Mundial de Qatar.

El gol que dio a Argentina la ventaja de 1-0 en los Cuartos de Final contra Inglaterra en el Estadio Azteca se ha convertido en parte de la leyenda de la Copa del Mundo. Maradona saltó como si fuera a cabecear el balón, pero en lugar de rematar golpeó el balón con el puño para vencer al portero Peter Shilton.

Los jugadores de Inglaterra protestaron a Nasser, pero el gol no se anuló. Maradona bromeó después al afirmar que lo anotó “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”, lo que llevó a su nombre icónico.

Con el mismo balón, el único del duelo de Cuartos de final, Maradona firmó su brillante segundo gol cuatro minutos después. El astro argentino corrió 68 metros desde su propia mitad de cancha, dejando desparramada a la mitad del equipo inglés antes de empujar el balón y venciendo a Shilton. En 2002, ese gol fue elegido como el “Gol del Siglo” en la historia de los Mundiales.

Para los argentinos, el partido contra Inglaterra tuvo una carga emotiva, una especie de revancha deportiva, por la Guerra de las Malvinas cuatro años antes.

Lee también: Matthäus regresa camiseta que usó Maradona en Mundial de 1986

Argentina se impuso 2-1 en el Estadio Azteca y luego alzó la Copa del Mundo en el mismo escenario, con Maradona consagrándose como uno de los mejores futbolistas en la historia. Diego murió en 2020 a los 60 años.

La camiseta que usó Maradona en ese partido contra Inglaterra se vendió en 9.3 millones de dólares en una subasta en mayo, que en ese momento fue el precio más alto jamás pagado en una subasta por un recuerdo deportivo.

Sin embargo, el récord fue batido por una tarjeta de béisbol Topps de Mickey Mantle de 1952, que se vendió por 12.6 millones de dólares en agosto.