El rey se levantó para reclamar su trono y demostrar que sigue siendo uno de los mejores de la historia.

Liderados por un LeBron James contundente y efectivo, el Calor de Miami se convirtió en Bicampeón de la NBA luego de vencer 95-88 a un equipo de San Antonio que parecía poder destronar al Calor.

En el séptimo y decisivo partido de la serie que se jugó en la AmericanAirlines Arena, de Miami, LeBron volvió a ser la gran figura al conseguir 37 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias y dos recuperaciones de balón.

Junto a la contundencia del alero, también brilló el escolta Dwyane Wade, quien encestó 23 tantos y capturó 10 balones bajo los aros.

La victoria significó el tercer título de liga para el Calor y su segundo consecutivo, en las cuatro finales que han disputado en su historia.

Miami confirmó que pasa por uno de los mejores momentos de su historia, ya que ha disputado las tres últimas finales de la NBA y ganado dos.

Además, el trabajo del llamado “Big Three”, que desde la temporada 2011 integran LeBron, Chris Bosh y Dwyane Wade, sigue funcionando y desquitando lo que se espera de ellos.