“Por azares del destino estamos aquí”, dijo Diego Balleza, tras terminar su participación, junto con Kevin Berlín, en la prueba de clavados sincronizados plataforma varonil en la cual México nuevamente rozó el podio. Fue el segundo cuarto lugar de manera consecutiva para el equipo nacional.

Ese “destino” al que se refiere el clavadista es el control técnico de junio pasado, realizado por la Federación Mexicana de Natación (FMN), que aún en plenos Juegos Olímpicos ha dado de qué hablar.

¿Por qué? Paola Espinosa recordó su ausencia en Tokio 2020, justo el día en el que se realizó la prueba de sincronizados 3m, en la cual, desde su punto de vista, debió participar.

Sí, no hubo medalla en sincronizados 3m femenil ni en sincronizados plataforma varonil; sin embargo, más allá de la polémica sobre quién debió asistir, en ambas pruebas se superaron las actuaciones de Río 2016 y se tiene una buena sensación rumbo a París 2024.

Hace cinco años, México no participó en la modalidad de trampolín 3m sincronizados femenil. La madrugada del domingo, Carolina Mendoza y Dolores Hernández obtuvieron el mejor resultado para el país en esta prueba.

Asimismo, en 2016, el dúo en plataforma conformado por Iván García y Germán Sánchez terminó en la quinta posición y es por ello que se destaca el cuarto lugar conseguido por Berlín y Balleza, pues lo hicieron en su primera experiencia en unos Juegos Olímpicos.


“Así terminan mis segundos Juegos Olímpicos con un cuarto lugar a solo nueve puntos del bronce, fue una experiencia que nunca olvidaré y no solo por el resultado, sino por todo el proceso que pasé para poder estar aquí”

Dolores Hernández

Clavadista mexicana

Los mexicanos se mantuvieron en la pelea con una sólida actuación y finalizaron la prueba con 407.31 puntos. Los británicos Tom Daley y Matty Lee sorprendieron al mundo para colgarse el oro con un registro de 471.81.

Los chinos Yuan Caco y Aisen Chen ganaron la plata con 470.58 y los rusos Aleksander Bondar y Viktor Minibaev completaron el podio con 439.92. Estos últimos, compitieron bajo la bandera del Comité Olímpico Internacional por las sanciones que pesan sobre su país.

“Somos una pareja nueva, por azares del destino estamos aquí. Venimos de menos a más, los jueces nos están conociendo y ya vieron que somos buenos”, dijo Balleza, de 26 años. “Para nosotros, lo mejor es que estamos con los mejores del mundo. Estamos felices por esto”.

Balleza y Berlín consiguieron su boleto en el famoso control técnico, superando a la pareja favorita de Andrés Villareal y Germán Sánchez, quien se lesionó la rodilla y ya no pudo participar en la final.

“Somos los cuartos en Juegos Olímpicos. Siempre te preguntan que quién eres en la vida, y nosotros somos los cuartos en Juegos Olímpicos”, agregó Balleza.

Vale decir que Berlín, de 20 años, es la gran promesa de los clavados en México. En los Juegos Panamericanos de Lima 2019 ganó el oro en plataforma individual y sincronizada, al lado de Iván García.

“Lo disfruté mucho. Los nervios siempre estuvieron y dimos lo mejor”, dijo Berlín. “Sigo en shock, no me lo creo. Disfruté la competencia y ahora queremos estar juntos en París”.

Pero el presente es Tokio y México aún tiene varias opciones para conseguir medalla en clavados (anoche, Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez lo intentaron en sincronizados plataforma femenil) y así mantener su racha de preseas desde Beijing 2008.

El mejor resultado para el equipo de clavados en Río 2016 fue la plata conseguida por Sánchez en plataforma individual y en Londres 2012, se consiguieron dos preseas argentas y un bronce.

Sí, aún hay con qué pelear las medallas.

Ana lamenta declaraciones de Espinosa

La directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Gabriela Guevara, lamentó las palabras de Paola Espinosa, quien aprovechó el cuarto lugar de Carolina Mendoza y Dolores Hernández en trampolín para reavivar su crítica por no estar en Tokio 2020.

“Muy lamentable comentario, muy desatinado, muy poco productivo y aportante para una selección olímpica, las chicas están compitiendo y el derecho de participación lo ganaron en un selectivo”, “Triste y muy lamentable ver una reacción en una atleta de ese nivel sobre todo porque ya es medallista olímpica y sabe lo que implica y genera ese tipo de comentarios al interior del equipo y sobre todo de compañeras de la misma disciplina”, señaló Guevara.

Espinosa dijo que el tuit no era una crítica a sus compañeras, sino a los dirigentes, pero optó por eliminarlo.

También puedes leer: Identifican puntos a mejorar en femenil de clavados