La locura se desató cuando faltaban menos de tres minutos en el reloj en el último cuarto. “Patriots” y Dallas tuvieron la victoria en sus manos y, al final, la gloria fue para los Cowboys que ganaron 35-29 en tiempo extra.

Hubo dos touchdowns en 16 segundos. El primero de ellos fue obra de Trevon Diggs, quien interceptó el balón y se escapó hasta la zona de anotación. Así, Dallas, que caía 21-20, le daba la vuelta al juego.

Fue la séptima intercepción de Diggs en sus primeros seis juegos como profesional. Y tras fallar la conversión, los Cowboys ganaban 26-21.

Entonces, vino la respuesta inmediata de New England y Mac Jones demostró que puede ser el líder que esperan los aficionados patriotas y encontró a Kendrick Bourne, quien se llevó por piernas al mismo Diggs y se escapó 75 yardas hasta la zona de TD. Ellos sí hicieron buena la conversión y se ponían arriba 29-26.

Entonces, regresó Dak Prescott y compañía y se complicaron las cosas, pero Greg Zuerlein hizo bueno un intento de 49 yardas –había fallado uno de 51 previamente– para mandar el juego en la prórroga.

Lee también: Aaron Rodgers tiene razón: es el ‘dueño’ de los Chicago Bears

Ahí, vino Prescott y halló a CeeDee Lamb para hacer el touchdown de la victoria y romper la hegemonía de los Patriots y Bill Belichick sobre ellos.

Vale decir que Dallas perdió 115 yardas en castigos y tuvo errores costosísimos como lo fue el balón suelto de Dak Prescott en la zona de anotación. Por ello, sufrieron tanto para llevarse la victoria, la número cinco de manera consecutiva.