No era la más esperada, pero la Serie Mundial entre Astros y Braves tiene historia, sabor… y polémica, por lo que el “Clásico de Otoño” que arranca esta noche promete beisbol de alcurnia.

Tanto Houston como Atlanta necesitaron de seis juegos para dar cuenta de sus rivales en sus respectivas Series de Campeonato y tras enfrentarse más de 700 veces entre sí (incluidas cinco serie de Playoffs) por fin se ven las caras en la batalla por el título de la MLB.

Sí, esta Serie Mundial tardó seis décadas en gestarse, pues ambos llegaron a militar en la Liga Nacional (primero como Houston Colt.45s y Milwaukee Braves), e incluso, por la calendarización y el COVID-19, los Astros y Braves no se enfrentan desde 2017.

Esta noche, cuatro años después de su último enfrentamiento, arrancan su disputa por el título de campeón, que ya dejó vacante Dodgers. Y con el lanzamiento de la primera bola, también vendrán las críticas y se reavivarán las polémicas en torno a estas franquicias.

No hay más: José Altuve, Carlos Correa, Alex Bregman y Yuli Gurriel cargarán por siempre con la etiqueta de tramposos, tras formar parte de aquellos Astros que idearon un sistema para robar señales, en camino a la conquista de la Serie Mundial de 2017.

En el Minute Maid Park encuentran ovaciones; sin embargo, en todos los demás parques, los reciben como los “peores villanos” de Las Mayores. Otros, quizá, también lo hicieron, pero a Houston lo “cacharon”.

“Desde que surgieron las malas noticias, hemos tenido que lidiar con lo ocurrido en 2017, y creo que todos queremos demostrar la clase de jugadores que somos”, dijo el cubano Yordan Álvarez, Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

“Yo no estaba aquí con el equipo en 2017, pero me han abucheado como a todos los demás. Así que pienso que tenemos la misma mentalidad de querer un triunfo en la Serie Mundial para demostrar que somos un gran equipo”.

Los Braves, por su parte, volverán a poner en la mesa la discusión sobre los motes de equipos que hacen referencia a las etnias originarias de Estados Unidos, y si éstos tienen connotaciones racistas.

Durante la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, los fanáticos en el Truist Park hicieron referencia a los “tomahawks” y entonaron cánticos supuestamente inspirados en los pueblos originarios. Es el tradicional “canto de guerra” del equipo, el cual, seguramente se verá y escuchará a nivel mundial a partir del Juego 3, a realizarse en Atlanta.

Esto se dará en una época en la que los Cleveland Indians cambiaron su nombre a Guardians, y el equipo de futbol americano de Washington se deshizo del mote Redskins, por ser considerado racista.

Atlanta no ha anunciado modificaciones sobre su nombre, y ello seguramente llamará la atención durante la Serie Mundial, a la que llegan los Braves tras sobreponerse a una foja de 52-55 a comienzos de agosto en la temporada regular, así como derrotar a los Brewers y al campeón Dodgers en los Playoffs de la Liga Nacional.

Y todo ello, fue gracias, en buena parte, a Eddie Rosario, el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Nacional. Hoy, enfrentará al dominicano Framber Valdez, elegido de Houston para abrir la serie; Charlie Morton lo hará por los Braves.

La motivación de Dusty Baker

En 2002, Dusty Baker, entonces timonel de los San Francisco Giants, se encontró con su padre, tras perder la Serie Mundial ante Anaheim, luego de ir ganando tres juegos a uno.

El ya fallecido Johnnie B. Baker no se anduvo con rodeos, recuerda el ahora manager los Astros. “Salió a decirme: ‘Hombre, de la manera que acabas de perder éste, no veo cómo puedas ganar otro’”.

Diecinueve años después, a sus 72 años, Baker buscará, por fin, ganar la Serie Mundial. Fue campeón como jugador, con los Dodgers en 1981, y ha conducido a cinco equipos a los Playoffs, pero sin poder conquistar la corona.

“Esa ha sido mi motivación”, admitió Baker el domingo pasado tras ganar la Serie de Campeonato a Boston. Esta será su segunda vez en el “Clásico de Otoño” como líder del dugout y, al menos en las apuestas, parece que lo logrará.

Habrá duelo padre vs hijo en la Serie Mundial

Brian Snitker, el actual manager de los Braves, lleva cuatro décadas en Atlanta como jugador, coach y dirigente. Y el viernes pasado, celebró la llegada de los Astros a la Serie Mundial. ¿Por qué? Su hijo Troy se desempeña como coach de bateo en Houston.

“Fue lindo. Estoy muy orgulloso de él. Charlamos por FaceTime. Pude ver la celebración”, dijo Snitker padre, de 66 años, previo a que los Braves doblegaran en el sexto duelo a los Dodgers por el título de la Nacional.

“Lo que le dije que fue la primera vez no era fácil, que cuesta mucho llegar a esto, pero ha sido una gran experiencia para él y estoy feliz (…) Sabemos que los Snitker vamos a tener un trofeo de la Serie Mundial en casa. No sé quién va a obtenerlo, pero vamos a tener uno, y eso es muy agradable”.

También puedes leer: Arranca la Serie Mundial; ¿dónde ver el Juego 1? Aquí te lo decimos