Después de un debut que estuvo a punto de ser fallido, el piloto mexicano Sergio Pérez tendrá la segunda oportunidad de buscar su primer podio con Red Bull, y será este fin de semana en la legendaria pista de Imola donde lo intente.

El Gran Premio Emilia-Romagna será la segunda fecha del calendario 2021, y los dos pilotos de Red Bull buscarán la revancha, puesto que el año pasado tuvieron actuaciones opuestas, ya que “Checo” logró escalar posiciones pero no le alcanzó para el podio, mientras que su coequipero, Max Verstappen, quedó fuera en la vuelta 50.

6

posición en la que Sergio Pérez finalizó en 2020 en el GP Emilia-Romagna

Ante las dificultades para conseguir rebases en el circuito en el que se hiciera legendario el Gran Premio de San Marino, Sergio Pérez señala que este fin de semana va a requerir una clasificación casi perfecta para tener oportunidades, principalmente ante los Mercedes que en 2020 hicieron el 1-2.

“Mi objetivo es hacer una buena carrera y estoy deseando que llegue el fin de semana. Ojalá en Imola podamos volver y estar en la contienda para luchar por un podio y, con suerte, la victoria. A diferencia de Bahréin, la clasificación es muy importante en Imola, ya que allí apenas se puede adelantar, pero a mí me gusta.

“Creo que va a estar muy reñido con Mercedes y vamos a ver si la pelea está relacionada con el circuito. Será interesante ver cómo estamos en Imola, en una pista muy diferente a la de Bahréin, y ver cómo nos comparamos con ellos”, asegura.

Sergio tuvo un debut complicado con la escudería austriaca; sin embargo, han pasado tres semanas de esa primera carrera del año en Medio Oriente, por lo que el episodio en el que se apagó su auto durante la vuelta de formación ha quedado atrás.

El piloto mexicano reconoce que mantener la calma fue fundamental para no salirse del auto cuando el motor se apagó, ya que hasta el último momento reinició y pudo salir a la pista desde la línea de pits, recuperando 15 posiciones para ser nombrado el personaje del día.

Buena mancuerna, Max Verstappen y Sergio Pérez

Verstappen es visto como el elemento que ha quemado a tres pilotos en Red Bull, Daniel Ricciardo, Pierre Gasly y Alex Albon, mientras que el estigma de “Checo” es su ríspida relación con sus compañeros, primero fue con Esteban Ocon y después con Lance Stroll.

Ese carácter explosivo de ambos hacía pensar que iban a chocar, pero hasta el momento solo ha habido elogios de uno hacia el otro, así como del mexicano hacia el trabajo interno de la escudería.

“Aprendí mucho. Aprendí más sobre el estilo de conducción de Max y cómo se debe conducir el automóvil para sacarle el máximo partido. Creo que ese fue el mayor aprendizaje, conocer el equilibrio que necesito del coche durante el fin de semana”, explica Pérez.

En 2020, “Checo” partió desde el puesto 11 en la pista de la Toscana y gracias a su reconocida capacidad para explotar al máximo la durabilidad de las llantas pudo finalizar la carrera en el sexto lugar, en una fecha que se llevó Lewis Hamilton, seguido de Valtteri Bottas, y que permitieron a Mercedes coronarse como campeón de constructores.

Revancha de Max

Por otra parte, el piloto neerlandés Max Verstappen intentará desquitarse del infortunio del año pasado, cuando en el giro 50 quedó fuera de la competencia por un problema en las llantas.

Max tuvo la primera pole position del 2021 en Bahréin; sin embargo, y aunque tuvo una cerrada lucha, al final fue Hamilton quien se llevó la bandera a cuadros, pero esta nueva oportunidad se presenta para el de Red Bull como óptima para ganar.

120

carreras suma Max Verstappen en la Fórmula Uno

“Me siento muy relajado de cara a este fin de semana de carrera en Imola, tengo muchas ganas de volver allí. El año pasado hicimos una carrera bastante buena hasta el problema de los neumáticos. Nuevamente, está demasiado cerca del comienzo de la temporada para saber cómo nos comportaremos, tendremos que esperar y ver qué pasa en la pista. El deseo viene de dentro y estoy motivado para intentar ganar todas las carreras”, dice.

También puedes leer: El milagro de Sergio Pérez en debut con Red Bull