La Selección Mexicana inició con el pie derecho su actividad rumbo a la fase decisiva de la Nations League y Copa Oro tras ganar 2-1 a Islandia. En este juego, celebrado en el AT&T Stadium de Arlington, una vez más apareció el grito prohibido y por ello el partido se suspendió unos minutos.

Al minuto 14, el cuadro vikingo se fue arriba en el marcador tras un disparo de Saevarsson, que fue desviado por Edson Álvarez. Fue el primer gol en la historia de Islandia ante México.

El DT del equipo nacional, Gerardo “Tata” Martino, apostó por una formación de tres centrales, contrario a su 4-3-3 característico, decisión que pesó en contra en el primer tiempo de un partido que representó el inicio de un verano muy activo para la escuadra tricolor.

México saltó al campo con Diego Lainez, Henry Martín y Uriel Antuna en la delantera, pero este tridente poco pudo hacer en la primera mitad y para la segunda parte, el “Tata” mandó a la cancha a Hirving Lozano y Héctor Herrera.

TE SUGERIMOS: Homofobia y prejuicios son algo cotidiano para el futbol femenil en México

Y justamente fue “Chucky” quien igualó el partido al 73’, y al 78’ hizo el gol del triunfo con un cabezazo tras un centro de Herrera.

Antes del ingreso de los mexicanos, se presentó la suspensión temporal, pues los asistentes gritaron nuevamente “Pu…”. Hasta marzo pasado, México había recibido 14 sanciones por tal acción.

Las multas por el grito podrían ir desde multas económicas hasta prohibiciones para jugar en ciertos estadios, pérdida de partidos y puntos, jugar sin espectadores e incluso expulsión de un torneo o competencia.

Ahora, México se medirá a Costa Rica el próximo jueves en Denver, en la semifinal de la Nations League de Concacaf, buscando acceder a la final que se llevará a cabo el domingo 6.