El cuarto juego de la serie divisional entre los Houston Astros y los Chicago White Sox fue pospuesto debido al pronóstico de lluvia. Los equipos se medirán ahora el martes por la tarde.

El mexicano José Urquidy tenía previsto abrir el lunes por Houston frente al zurdo Carlos Rodón de Chicago. Este último fue ratificado para abrir el martes por el mánager Tony La Russa.

Los Astros lideran 2-1 la serie Divisional, que es a ganar tres de cinco partidos.

Y en medio de este anuncio, el equipo de Houston una vez está en el ojo del huracán, luego de que el relevista de los White Sox, Ryan Tepera, insinuó que los Astros pudieron haber robado señales en los primeros dos juegos de la serie, luego que Chicago ganó el tercer partido la noche del domingo.

Los Astros buscaban la barrida tras dos impresionantes victorias en casa; sin embargo, sus bateadores se poncharon 16 veces al caer 12-6 en Chicago. Los campeones de la división Oeste fueron retirados en orden en cada uno de los últimos cinco innings.

Tepera, quien lanzó dos innings perfectos, resaltó la diferencia entre los Astros de locales y como visitantes.

Lee también: Julio Urías lidera a los Dodgers para igualar la serie ante San Francisco

“Pues sí. Es lo que hay. Desde luego que ellos tienen una reputación de hacer ciertas cosas raras en su casa”, señaló. “Digamos que se nota un poco la diferencia. Creo que ustedes pudieron ver los swings que fallaron esta noche en contraste a los primeros dos juegos en (el estadio) Minute Maid. Pero esa no es la historia principal. Vinimos a jugar, vinimos a competir. Nos vamos a desvivirnos pensando en lo que ellos harán”.

“Tenemos que ejecutar los lanzamientos y que ellos no puedan conectar”, añadió.

Los Astros fueron sancionados por las Grandes Ligas tras verificar que robaban las señales de los rivales durante la campaña de 2017 en la que se consagraron campeones de la Serie Mundial y también en la campaña de 2018.

Ante ello, el mánager AJ Hinch y el gerente general Jeff Luhnow fueron despedidos a raíz del escándalo, pero ningún jugador fue sancionado luego que el comisionado Rob Manfred les otorgó inmunidad como parte de la investigación de MLB.