La historia dicta que a los Medias Rojas no se les debe dar por muertos.

Y los Astros de Houston lo comprobaron, luego de una gran remontada de Boston tras sobreponerse a un adverso 3-0 en las primeras dos entradas y terminar ganando por pizarra de 10-3 para alarido de los suyos en Fenway Park.

El triunfo le da un respiro a Boston, que acortó distancias de 2-1 en la serie divisional de la Liga Americana, la cual continúa en ventaja para Houston.

Hanley Ramírez y Rafael Devers fueron los hombres clave de los Medias Rojas, en sus turnos al madero, para remontar un partido que se creía perdido.

El bullpen de Medias Rojas hizo lo propio para sacar adelante el pitcheo tras un precaria la labor de Doug Fister, quien permitió tres carreras de los Astros durante las primeras tres entradas.

A Doug le batearon un sencillo remolcador de Josh Reddick y un jonrón productor de dos carreras de Carlos Correa tan sólo en la primera entrada y el juego se le puso cuesta arriba a los Red Sox.

Cuando parecía que Astros se encaminaba a un lapidario triunfo y se adjudicaban la serie divisional, un guante salvador del jardinero izquierdo Mookie Betts evitó el traste para los Medias Rojas apenas en el segundo episodio.

Betts corrió toda la pradera de la izquierda del “diamante” y con una espectacular atrapada le quitó el jonrón a Josh Reddick, el cual significaba una virtual ventaja de 6-0 para la franela texana.

La jugada anterior tan sólo fue el envión anímico que necesitaban los de Boston para regresar al partido… y también a la serie.

A continuación, en el tercer rollo, el dominicano Rafael Devers conectó un jonrón productor de dos carreras frente a su paisano zurdo Francisco Liriano, acercándose de esta manera Boston a la pizarra. Con 20 años de edad, Devers se convirtió en el pelotero más joven en conectar un jonrón en postemporada en la historia de la franquicia y el sexto en hacerlo antes de los 21 en toda la historia de las Grandes Ligas.

“Estoy feliz, gracias a Dios, porque ayudé al equipo. (Quería) hacer un buen contacto para ayudar al equipo” manifestó Devers al website de la MLB. El joven dominicano se fue de 3-2, incluyendo un cuadrangular, tres impulsadas y dos carreras anotadas.

La actuación de Devers tan sólo fue el preludio del performance de Hanley Ramírez, quien se fue de 4-4: un doble, cuatro remolcadas y dos anotadas, actuación que lo convirtió en el beisbolista con el mejor promedio de bateo en series divisionales con .442 en 14 juegos.

Momentos antes de comenzar el partido, Hanley sacó una bandera que rezaba la frase “Creo en Boston”.

Pero sin duda la acción que cerró el partido fue el jonrón  productor de tres carreras de Jackie Bradley Jr, en el séptimo episodio, culminando un rally de seis carreras.

El batazo de Bradley puso la pizarra definitiva de 10-3 y a punto estuvo su cuadrangular de ser evitado por Reddick, quien fungía como jardinero y que en la tercera entrada un batazo idéntico de su autoría fue frustrado por Betts.

Tras el desastroso pitcheo de Doug, los relevistas se comportaron a la altura y conjugaron su buena actuación junto a la de los toleteros.

David Price logró salir avante en cuatro entradas sin anotación, permitió cuatro hits y ponchó a cuatro; mientras que Joe Kelly se apuntó el salvamento al lanzar una entrada y dos tercios sin anotación.

Este lunes a medio día se realizará el cuarto partido de la serie, con Rick Porcello abriendo por los Medias Rojas, mientras que el diestro Charlie Morton lo hará por Houston.

Resultado

Houston

3 - 10

Boston


Devers se convirtió en el pelotero más joven en conectar jonrón de postemporada para los Medias Rojas

14

Juegos de postemporada ha disputado Hanley Ramírez con Boston