Ya no hay margen de error para Sergio Pérez. Aunque su participación general en las primeras dos carreras con Red Bull ha sido buena, el error que cometió en la fecha pasada, en Imola, le generó críticas y ha aumentado la presión para que este fin de semana, en Portugal, consiga un resultado destacado.

El año pasado, con Racing Point, “Checo” partió en la quinta posición, pero finalizó en el séptimo puesto, toda vez que batalló con el agarre en la pista, situación que espera no vivir en esta ocasión, ya que vienen dos fechas consecutivas: Portugal y España.

“Portugal es un gran lugar para competir, es bastante nuevo en el calendario y el año pasado fue complicado con el nuevo asfalto, por lo que será interesante ver cómo está este año en términos de agarre, pero ciertamente creo que es una buena pista. Es la primera consecutiva de la temporada y las carreras son rápidas, por lo que será importante participar”, explicó el piloto mexicano.

Sergio manifestó su satisfacción por la progresión tan rápida que ha tenido con la escudería austriaca y reconoció haberse sorprendido a él mismo por haber sido tan rápido en Imola, en donde partió desde la primera línea.

“Checo” se ha adaptado al coche y a un estilo de manejo distinto a los que se había acostumbrado con Racing Point, por lo que señala que se ha sentido con confianza y que cada día entiende más al monoplaza.

“Imola es una pista bastante difícil de superar y maximizar, especialmente si has cambiado de equipo recientemente, pero en Portugal espero estar en la pelea y sacar todo del coche. Sabemos de lo que es capaz el coche y el objetivo es desarrollar su potencial, lo positivo es que el ritmo está ahí, solo tenemos que seguir construyendo nuestra forma y dar un paso más hacia adelante”, dijo.

Luego de que el arranque de temporada de su compañero de equipo, Max Verstappen, lo ha puesto a pelear la cima del campeonato con Lewis Hamilton, las críticas a “Checo” han aumentado, principalmente por el cartel con el que llegó a Red Bull, y porque fue elegido para tapar los errores de Alex Albon.

El año pasado la carrera en el país luso fue ganada por Mercedes que con Lewis Hamilton y Valtteri Bottas hizo el 1-2, mientras que el tercer sitio en el podio fue para Max Verstappen.

También puedes leer:Red Bull, con la bravura a tope en la Fórmula Uno