Con la cuenta regresiva encima, Japón espera levantar el estado de emergencia por la pandemia en Tokio y en la mayor parte de las áreas del país este fin de semana, a poco más de un mes del inicio de los Juegos Olímpicos.

Los casos diarios han declinado significativamente y se espera que el primer ministro Yoshihide Suga baje el nivel de emergencia a un estado menos estricto de casi emergencia el próximo domingo cuando finalice la fase actual.

Pese a las inquietudes expresadas por expertos médicos y el público sobre los riesgos potenciales debido a la celebración de los Juegos, Suga ha dicho que está resuelto a realizar unos juegos “seguros” a partir del 23 de julio, los cuales se han convertido en los más caros de la historia, con un costo de 15 mil 400 millones de dólares.

Al inicio, se había contemplado una inversión de 12 mil 300 millones de dólares; pero el aplazamiento aumentó el costo de este evento al cual asistirán alrededor de 15 mil deportistas.

Esto te puede interesar: Medalla al rechazo de Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Desde marzo pasado, Japón ha batallado con una lenta ola de infecciones, causadas por variantes más contagiosas del coronavirus, con aumento de los casos diarios a siete mil, mientras que los hospitales en Tokio, Osaka y otras áreas metropolitanas han estado abrumados por enfermos graves.

Sin embargo, en Tokio, las infecciones han caído ahora a alrededor de 500 por día, de más de mil 100 a mediados de mayo. La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, ha dicho que hay que mantener en vigor medidas efectivas para controlar el virus.

Expertos de salud dicen que es crucial acelerar la campaña de vacunaciones para poder realizar las justas de verano de forma segura en uno de los países desarrollados menos vacunados en el mundo. Hasta el martes, solamente 5.6% de los japoneses estaban plenamente vacunados.