Diversos medios especializados en automovilismo coinciden en que Max Verstappen será el compañero de equipo más duro que enfrentará Sergio Pérez, ahora que tras 10 años en la Fórmula Uno llegará a Red Bull para 2021.

El mexicano ha compartido escudería con distintos personajes dentro de la máxima categoría, y con algunos de ellos ha protagonizado diferencias marcadas no solo en la pista sino también en sus relaciones personales.

Verstappen no será sencillo de lidiar, pues el holandés ya ha “despachado” de Red Bull a Daniel Ricciardo, con quien incluso llegó a chocar en momentos importantes, así como a Daniil Kvyat, Pierre Gasly y Alexander Albon, estos tres más que nada por no haber dado competencia a “Mad Max”.

“Checo” empezó su carrera en Sauber, donde corrió dos años, mismos que compartió con el japonés Kamui Kobayashi, de quien se ha expresado bien en distintas entrevistas, pues ha resaltado que el asiático era sumamente rápido aunque ser inconsistente le costó salir de F1.

En la pista, en esos dos años, Kobayashi sumó 90 puntos por 80 de Pérez, aunque el mexicano obtuvo tres podios por uno del japonés en su país.

En McLaren Sergio no pudo con el paquete de suplir al campeón de un año antes (2012) Lewis Hamilton, en esa ocasión compartió escudería con Jenson Button, de quien reconoce la experiencia que tenía y lo que le pudo aprender en solo una temporada, en la que el británico fue mejor en resultados.

A su llegada a Force India, “Checo” hizo dupla con Niko Hulkenberg durante tres años, en ese tiempo, dos veces el mexicano terminó más arriba que el alemán en el campeonato de pilotos y sumó cuatro podios por ninguno de su compañero.

Aunque ambos se han reconocido por su trabajo, cabe destacar que en diversas ocasiones “Checo” ha asegurado que es difícil ser amigo de los demás pilotos en la Fórmula Uno por la alta competitivad.

Los problemas comenzaron en 2017 cuando Esteban Ocon suplió a Hulkenber, pues el francés fue opacado por “Checo” durante dos temporadas en cuanto a resultados, además que entre ellos no había química pues no se dirigían la palabra.

En Canadá, Azerbaiján, Hungría y Bélgica los dos tuvieron incidentes en los que al menos uno resultó afectado en su resultado, rivalidad que en 2018 no terminó, pues en Singapur volvieron a chocar entre ellos.

Para 2019, el equipo Racing Point designó a Lance Stroll como piloto, y de nueva cuenta “Checo” no se dejó asustar ni porque se trataba del hijo del dueño, cuya relación se resume con la siguiente declaración.

“También se lo merece mucho McLaren, demuestra que tener dos pilotos fuertes en el equipo marca una diferencia muy importante”, dijo en su despedida de Racing Point.

También puedes leer: Solo queda esperar para Sergio Pérez