Los festejos a los medallistas Olímpicos de México 1968 continúan, y ahora fue el turno de George Foreman, quien ganó la medalla de Oro en Boxeo hace 50 años en el ring de la Arena México, a quien se le rindió un homenaje por aquella presea conquistada y la trayectoria que desempeñó como profesional.

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, reconoció que Foreman es un pilar para el boxeo a nivel mundial, ya que demostró que aunque el nivel olímpico sea diferente al profesional, se puede triunfar en ambas disciplinas.

“Después de los años recorridos, Foreman es un ejemplo para todos lo que se quieren dedicar al boxeo, porque demostró que si uno es dedicado puede triunfar en el boxeo olímpico como en el profesional, tal y como él lo hizo. Foreman demostró que no sólo es ganar una medalla, sino superarse personalmente y profesionalmente hasta lograr los objetivos planeados, el de él fue ser Campeón Mundial y lo logró”, manifestó Sulaimán en conferencia de prensa.

Mientras que Foreman, quien estuvo presente para recibir una medalla conmemorativa del CMB y un ‘Paloma de la Paz’ pintada por artesanos mexicanos, indicó que el coronarse en esos Juegos Olímpicos fue la primera gran experiencia que marcó su carrera.

“Hablar de ese día cuando gané la medalla de oro, es hablar de nostalgia y buenos recuerdos, porque aquí demostré que tenía el talento para ser una estrella, y México fue el mejor lugar para demostrar mi talento, que por mucho tiempo ha sido la cuna de grandes boxeadores”, manifestó.

Además del reconocimiento que recibió, Mauricio Sulaimán le entregó un cinturón del organismo a Foreman, el cual estuvo guardado por 20 años y que su padre, José Sulaimán, diseñó especialmente para el estadounidense.