Muchas veces hemos escuchado: ‘no importa cuántas veces te caigas, importa cuántas veces te levantas’, pero realmente hay muy pocas personas que pueden ejemplificar dichas palabras y el delantero mexicano, Raúl Jiménez, es una de ellas.

Cuando el ‘Lobo de Tepeji’ fue ‘cazado’ en noviembre pasado por David Luiz con un golpe en la cabeza que le provocó una fractura de cráneo, los pronósticos de los médicos expertos y los titulares de la prensa internacional coincidieron en lo mismo: “su carrera está acabada, debería retirarse”.

Los comentarios no eran para menos, debido a que un golpe nuevamente en esa zona pondría en riesgo, y por mucho, el estado de salud del delantero para desarrollar su vida día a día. No obstante, Jiménez como el lobo mexicano, estaba en peligro de extinción, pero encontró la forma de sobrevivir para “aullar” más fuerte.

Contra todo pronóstico, Jiménez volvió a la ‘manada’ para disputar más partidos, sólo que para hacerlo tendría que usar una protección en su cabeza. Como si fuera el collar de rastreo que le ponen a los ejemplares en la vida silvestre, éste servirá para descartar cualquier complicación en su lesión, por lo que tendrá que usarlo toda su carrera.

“Su fractura de cráneo ahora se ha curado bien; usará un casco protector para cubrir el área de la lesión ósea durante el resto de su carrera, pero se considera lo suficientemente fuerte como para que vuelva a jugar con esta protección”, explicó en su momento el doctor del club, Matt Perry.

Y sí, Jiménez volvió a las canchas para continuar su carrera, pero como si hubiera sido un ejemplar que estaba en cautiverio, a Raúl le costó trabajo regresar a ‘cazar el gol’ una vez dentro del campo, pues éste se le negó en más de una ocasión al mexicano.

Tuvieron que pasar 336 días para que Raúl Jiménez se reencontrara con el gol y de la mejor manera, ya que su anotación de este fin de semana ante Southampton significó la victoria del Wolverhampton por marcador de 1-0 en la Jornada 6 de la Premier League.

A los 60 minutos Raúl Jiménez tomó el balón, se dio la vuelta y cuando parecía que iba a tirar, el mexicano, en lugar de eso, recortó para después sacar un ‘cañonazo’ que terminó en el fondo de las redes.

En ese momento Jiménez volvió a “aullar” en grande, ya que su último gol había sido el 25 de octubre del 2020 cuando le marcó al Newcastle, poco tiempo antes de que recibiera el golpe en la cabeza que lo alejó de las canchas.

Esta anotación significó mucho para el mexicano, ya que además de darle la victoria a su equipo también representa su gol número 49 con el Wolverhampton, por lo que la semana que viene podría festejar su anotación número 50 con el conjunto inglés.


“Quiero marcar en cada partido. Sabía que el gol estaba al caer. Estaba luchando por ello, trabajando mucho y todo el equipo lo merecía. Me he sentido increíble. Cuatro de los cinco partidos que habíamos jugado habían estado muy bien, tenemos que seguir así, hoy hicimos un gran trabajo”

Raúl Jiménez

Jugador del Wolverhampton

Incluso, Jiménez podría vivir un déjà vu para el partido de la siguiente semana, pues Raúl y los “Wolves” enfrentarán al Newcastle en la Jornada 7 de la Premier Legue, equipo con el que empezó su sequía.

También puedes leer: Raúl Jiménez se reencuentra con el gol y le da la victoria al Wolverhampton