Nicolás Castillo habló de lo que representó su regreso a las canchas, luego de no pisarlas por casi 18 meses tras una lesión en la rodilla derecha y, posteriormente, por una trombosis que casi le cuesta la vida.

En una entrevista difundida en el canal de YouTube de las “Águilas” del América, el chileno afirmó: “fueron muchas operaciones de urgencia, no sabía si iba a poder vivir, si iba a poder tener mi pierna. Agradezco a quienes estuvieron cerca”.

El delantero expresó que “muy poca gente creyó que volvería a jugar y acá estoy, dejándolo todo. Hubo muchas lágrimas, muchas peleas conmigo, con la gente del club, a quienes hoy agradezco”.

“Nico” derramó lágrimas al recordar el momento en el que entró de cambio. Dijo que “fue un debut” nuevamente y lamentó que no tuvo cerca a su familia para poder disfrutar de este gran momento en su carrera.

“Estoy haciendo un gran esfuerzo muy grande por no ver a mi hijo. Estoy sufriendo por verlo por un teléfono. Se me parte el alma porque quiero abrazarlo. Espero que cuando pueda verlo y tenga la posibilidad de venir o yo ir a Chile y poder abrazarlo mucho tiempo”.

Lee también: “Nico” Castillo reaparece con América tras año y medio sin jugar

“Tenía mucho nervio de cómo iba a pasar”, relató Castillo, quien dijo que esto solo es el primer paso y ahora “toca ponerme a punto para volver a ser el que fui”.

Afirmó que el 4 de julio será una fecha inolvidable para él y reveló lo que le dijo el técnico americanista Santiago Solari cuando iba a entrar.

“Me dijo que (Santos) habían cambiado al portero para que hiciera un gol. Fue lo único que me dijo”, declaró Castillo entre risas. “Estoy muy agradecido con él”.