Ya se acostumbró. Sergio Pérez se subió al podio en carreras consecutivas por vez primera en su carrera, y lo hizo tras quedar tercero en el Gran Premio de Francia.

“Checo” obtuvo su segunda premiación con Red Bull, tras rebasar a Valtteri Bottas (Mercedes) en el último tramo de la competencia. Con este podio se fortaleció en el tercer lugar de la clasificación de pilotos con 84 puntos.

El primer lugar en el circuito de Paul Ricard fue para su coequipero Max Verstappen, mientras que la segunda posición fue para Lewis Hamilton.

Tras salir en el cuarto lugar, el mexicano batalló al inicio e incluso se fue al quinto lugar y se alejaba del finlandés, quien en la vuelta 10 ya lo adelantaba por cuatro segundos.

Lee también: Histórico triunfo de Sergio Pérez en Azerbaiyán… y lo que falta

Y entonces, vino el juego de estrategias entre Red Bull y Mercedes, en un circuito donde la gestión de los neumáticos resulta vital. Bottas fue el primero en parar en pits, lo que llevó a Max Verstapppen a los boxes.

Lewis Hamilton rodó una vuelta más, pero también lo que llevo al mexicano a la primera posición y fue a los pits hasta la vuelta 25.

Ya en la parte final de la carrera, era evidente que “Checo” traía mejor ritmo que Bottas y en la vuelta 49, Pérez completó el rebase sobre Valtteri, quien tuvo que conformarse con el cuarto lugar.

Por su parte, Verstappen logró su tercera victoria del año, quien se afianza como líder en el campeonato de pilotos con 131 puntos, a 12 de ventaja de Hamilton.

En el caso de “Checo”, hubo un momento de tensión pues se avisó que él y Bottas estaban bajo investigación por un incidente en la curva 11.

Al final, se determinó que no habría castigo para el mexicano y así pudo festejar con su coequipero y el británico su podio 12 en la F1.

Ahora, las próximas dos paradas en el campeonato (ambas en Austria) son “en casa” para Red Bull, que encabeza el campeonato de constructores con 215 puntos, 37 más que Mercedes, por lo que se espera que se amplíe el dominio.