1,420

trabajadores han muerto hasta el momento en la construcción de los estadios de Qatar


El nuevo presidente de FIFA podría convocar a nuevas votaciones para decidir el futuro de la Copa del Mundo del 2022

Llevar la Copa del Mundo del 2022 a un país más preparado para albergar el evento y no tener que mover el calendario de las ligas de futbol de todo el planeta, es algo que podría hacerse realidad.

El nuevo presidente de FIFA que salga elegido tras los comicios que se realizarán dentro de aproximadamente cuatro meses, podría convocar a una nueva votación para decidir el futuro de la Copa del Mundo del 2022 que actualmente le pertenece a Qatar.

Desde su elección en diciembre de 2010 como sede de la vigésimosegunda Copa Mundial de Futbol, el país asiático presentó grandes trabas para ser el anfitrión del evento, principalmente el clima.

Lejos de calmar las críticas y la polémica, estas crecieron año con año, aún así, este 2015 Joseph Blatter confirmó al país árabe como la sede y dijo que el torneo se realizaría de 21 de noviembre al 18 de diciembre del 2022.

Esta decisión obligaba a las principales ligas de futbol del planeta a reajustar sus calendarios para tener listas sus selecciones tanto para las eliminatorias, como para la fase final del torneo.

Qatar siempre ha luchado contra las acusaciones de compra de votos para ser elegido sobre Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y Australia, además decenas de inmigrantes han muerto durante la construcción de los estadios y se menciona de la vulneración continua de los derechos humanos.