El presidente ruso Vladimir Putin les ordenó a los diplomáticos del país que busquen cambios en las reglas internacionales antidopaje, a raíz del escándalo en que se involucraron deportistas de esta nación.

Un mes después de los Olímpicos de Invierno que se realizaron sin un equipo ruso pleno, parte del castigo por violaciones previas de dopaje por el país, Putin dijo ayer que el Ministerio de Relaciones Exteriores deberá tratar de alterar un tratado clave que es la base de las tareas antidopaje en todo el mundo.

Añadió que todos los diplomáticos que trabajan con la UNESCO deberían buscar “refinar” la Convención Internacional Contra el Dopaje en el Deporte para que “las reglas sean justas y transparentes”.

Putin no dijo exactamente cuáles cambios deberían hacerse. Es improbable que haya resultados a corto plazo toda vez que la próxima conferencia sobre la convención no se realizará antes del año próximo.

Putin ha argumentado en favor de regulaciones más estrictas de las exenciones para uso terapéutico, que permiten a deportistas usar substancias prohibidas si tienen una necesidad médica.