Previo al arranque del Apertura 2022, Pumas había captado la atención de todos por el plantel que estaba armando. Los universitarios abrieron la chequera e invirtieron en refuerzos como hace años no lo hacían. Esa condición los hizo de inmediato ser considerados como la gran revelación.

El anuncio de fichajes como Gustavo del Prete, Eduardo Salvio y el arribo posterior de Dani Alves generaron mucha ilusión entre los fans auriazules. En teoría, uno de los rivales a vencer en la Liga MX sería el equipo dirigido por el argentino Andrés Lillini; sin embargo, conforme avanzó el torneo, el equipo del Pedregal pasó de ser protagonista a rival a modo.

Del Prete ha estado presente en 15 juegos, pero no ha sido lo que esperaban, pues apenas lleva una anotación y ninguna asistencia. Por su parte, Salvio ha sido un poco más redituable, con cuatro tantos. Dani Alves llegó para la Jornada 5 y tampoco significó un revulsivo, pues desde entonces ha acumulado una victoria, cinco empates y el mismo número de derrotas en la Liga MX.

Respecto a los fichajes mexicanos, Adrián Aldrete, quien llegó para reemplazar a Alan Mozo, apenas ha participado en nueve juegos, mientras que César Huerta, que se ha ganado el puesto como titular en los últimos duelos, no ha celebrado ningún gol ni ha asistido.

Pumas ganó su primer partido del torneo en la Jornada 3, cuando derrotó a Necaxa en el Estadio Olímpico Universitario y no volvió a saber lo que era una victoria hasta que llegó la Jornada 13, cuando derrotó en casa a Querétaro, el peor equipo del torneo. Tuvieron que pasar 10 fechas del torneo mexicano para que los universitarios sumaran tres unidades.

Asimismo, el bache de los universitarios comenzó con la pobre exhibición que dieron ante el Barcelona en el torneo Joan Gamper, en el cual fueron goleados 6-0. Contando este resultado y los cinco siguientes duelos de la liga local, el equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México registró una terrible cifra de 21 goles en contra.

“Casi cada error defensivo en este torneo terminó en la red. Al interior de Pumas los futbolistas se sienten en deuda con la afición. Deportivamente es complicado, pero si las cosas no salen, acá está el responsable”, explicó Lillini sobre la situación en la zaga que enfrenta el equipo.

La situación por la que tuvieron que lidiar a lo largo del torneo los ha llevado hasta el lugar 16 de la tabla general, con apenas 14 unidades, luego de 15 partidos que han disputado en el Apertura 2022. Su mala racha los ha llevado a perder los duelos que ha librado en contra de los otros “tres grandes”.

Frente a América, cayeron por 3-0; Chivas también los aplastó por 3-1 y su más reciente y doloroso descalabro fue ante Cruz Azul por 2-1 este fin de semana. Esta derrota los dejó a expensas de un milagro para poder ocupar un puesto en el Repechaje.

“Nuestra afición viene, paga un boleto y nosotros no le podemos responder, entonces los jugadores son los primeros que están abatidos por esta situación. Entran en un nerviosismo por querer ganar. Ante esto, pocas excusas, a poner la cara en este momento complicado por estar tan lejos de la Liguilla”, comentó el director técnico argentino, luego de caer ante “La Máquina”.

Probabilidades mínimas para Pumas

Un milagro es lo único que podría salvar a Pumas de un fracaso. A los universitarios les resta un par de partidos en la temporada, los cuales tienen que ganar para pensar en obtener un lugar en la repesca y luchar por un boleto a la Liguilla del futbol mexicano. Lograr la hazaña no depende solo de ellos, sino de una combinación de resultados.

Será el próximo viernes 23 de septiembre cuando en la cancha del Estadio Cuauhtémoc se enfrenten al Puebla como parte de la Jornada 7. Asimismo, el viernes 30 de septiembre se juegan otra “Final” en busca del objetivo, cuando visiten a Juárez en la Jornada 17.

El equipo de Andrés Lillini está obligado a ganar ante “La Franja” y Bravos. Con ello, llegarían a 20 unidades, pero aún deben esperar lo que haga Necaxa, San Luis y hasta los “camoteros” en la última fecha.

Los “Rayos” no deben sumar más de un punto en sus juegos contra Mazatlán y Atlas; la otra carta es San Luis, que debería empatar o perder ante Tigres. Si ambos no “ayudan” a Pumas, entonces el “Plan C” se activará y esperarán una derrota de Puebla, siempre y cuando los universitarios los hayan vencido en su compromiso del viernes.

Si hay combinación de resultados y Pumas suma 20 unidades al final del torneo, entonces podría avanzar incluso como décimo general para afrontar su pase a la Liguilla.

Te puede interesar: Cruz Azul derrota a Pumas y asegura su puesto en el Repechaje