La goleada de 6-0 de Pumas frente al Barcelona fue un duro golpe de realidad para la institución universitaria que fue exhibida en el Camp Nou.

A su arribo a la Ciudad de México, el estratega Andrés Lillini, comentó que su equipo tuvo una desorganización total.

Destacó que si sus jugadores no hubieran reaccionado ante la frustración, el resultado hubiera sido mucho peor.

“Entramos al partido y una una cachetada de este rival a veces son tres goles. Nosotros quisimos reaccionar y a los ocho minutos ya perdíamos 3-0.

“Valoro mucho la personalidad de los futbolistas para no desesperarse, eso siempre es rescatable porque si no podía haber sido peor“, explicó.

Asimismo, comentó que sí está con un mal sabor de boca por la exhibición que dieron a nivel internacional y el estado de ánimo no es muy bueno.

Lee también: ¡Humillación en el Camp Nou! Barcelona golea 6-0 a Pumas

Sin emabrgo, tienen que darle vuelta a la página porque ahora es preciso concentrarse en lo que viene para ellos en la Liga MX.

“Estoy dolido por la derrota sabiendo que era un rival complicado. A nosotros en lo anímico nos fue muy mal cuando terminamos el partido y hoy ya pensando en el América, lo principal es eso”, afirmó.

Goleados, pero con la cartera llena

No todo resultó tan mal para Pumas, pues aunque fueron goleados en la cancha, en lo monetario salieron muy bien librados.

El juego por el Trofeo Joan Gamper le dejó a la escuadra auriazul la cantidad de 300 mil dólares; es decir, unos seis millones de pesos.