70

millones de dólares invirtió Xu Jiayi, dueño del Guangzhou Evergrande, en los últimos dos años.


La intención de los clubes, los políticos y la sociedad en China es darle al futbol mayor peso, como al resto de sus disciplinas deportivas.

¿Qué tan lejano se ve el planteamiento de levantar la Superliga China? La llegada de Didier Drogba y Giovani Moreno acorta los tiempos, pues ante los fichajes del astro marfileño y el ex Racing de Argentina, los orientales se están elevando a otros niveles.

El discreto club Shanghai Shenhua, que le ofreció a Drogba 315 mil dólares a la semana para quitarse la playera del Chelsea a pocos días de haberse llevado la Champions League, es solo uno de los varios futbolistas que lideran el plan táctico de un imán millonario.

Suena difícil acostumbrarse a una cultura complicada, a un idioma muy particular e incluso a un espectáculo tan escasamente visto, pero el planteamiento de algunos clubes de China va encaminado a una idea de sobrada proyección.

¿Cuándo iniciaron los chinos este vanidoso plan? Quizá el año pasado cuando se llevaron al mejor jugador de la liga de Brasil, Darío Conca, ex Fluminense, para convertirlo en figura del Guangzhou Evergrande. De un día a otro lo convirtieron en el quinto futbolista mejor pagado de la orbe con 11.5 millones de euros anuales (14 millones 400 mil dólares).

Enseguida fue el delantero francés Nicolas Anelka con el Shanghai Shenhua, que si bien no domina el chino mandarín, aceptó los 313 mil dólares semanales pese a que a su Estadio Hongkou de 30 mil personas solo asisten unas 10 mil.

En mayo pasado, el paraguayo Lucas Barrios, quien estuvo en Atlas en 2007 y recientemente jugaba en el Borussia Dortmund de la Bundesliga, cayó también en la tentación del cantonés Guangzhou, por 9 millones de euros al año (11 millones 200 mil dólares).

“Los chinos quieren armar una liga muy competitiva a nivel internacional y pagan un gran dinero por los jugadores”, dijo Barrios cuando recién llegó.

No conformes con tan sorpresivo alcance, los chinos ficharon a Marcello Lippi, campeón de Alemania 2006 con la selección de Italia, para que  enseñe  futbol en el Guangzhou.

Es posible que el futbol chino no tenga expectativa, reflectores, ni credibilidad debido a los problemas de amaño de partidos, pero la intención de clubes, políticos y sociedad es darle mayor peso a este espectáculo hasta convertirlo en un deporte de respeto como el resto de sus disciplinas.

jugadores

Didier Drogba

• Club de procedencia: Chelsea

• Club actual: Shanghai Shenhua

Nicolás Anelka

• Club de procedencia: Chelsea

• Club actual: Shanghai Shenhua

Darío Conca

• Club de procedencia: Fluminense

• Club actual: Guangzhou Evergrande

Giovanni Moreno

• Club de procedencia: Racing

• Club actual: Shanghai Shenhua

Lucas Barrios

• Club de procedencia: Borussia Dortmund

• Club actual: Guangzhou Evergrande

El Grande de China

El equipo más ganador en la corta historia del futbol profesional de China es el Dalian Shide, un club ubicado al noreste del país asiático.

Ha conseguido un total de ocho trofeos, aunque desde que comenzó el formato de Superliga en el año 2004 sólo ha podido sumar un campeonato, el del año 2005.

Se dice que este club ha bajado su nivel en los últimos años, como lo demostró el pasado 2011, al conseguir un lamentable onceavo lugar en la tabla general de los 16 equipos, con lo que pudo mantenerse en la Primera División. Es posiblemente el equipo más conocido y con mayor afición en aquel país, ya que es considerado como cuna de las mejores estrellas chinas.