Cristiano Ronaldo no fue convocado por el Manchester United para el duelo de este sábado ante el Chelsea, después que el astro portugués se retiró a los vestuarios antes del final de la victoria de 2-0 sobre el Tottenham.

“El resto del plantel está totalmente concentrado en prepararse para este partido” ante el Chelsea, informó el Mancester United, que indicó que respalda totalmente la decisión tomada por el técnico Erik Ten Hag.

En su inusual rol como suplente, Cristiano se dirigió a los vestuarios de Old Trafford antes del silbatazo final del partido de la Liga Premier contra el Tottenham.

El incidente eclipsó una de las mejores actuaciones del United de la temporada y volvió a subrayar que las aportaciones más relevantes de Cristiano ocurren fuera de la cancha.

La pretemporada del United se vivió bajo la incertidumbre sobre si el atacante de 37 años se quedaría o se iría a un club que compite en la Liga de Campeones.

No se sumó al resto del plantel en su gira por Tailandia y Australia por un problema familiar y cuando retomó las actividades en julio fue uno de los jugadores que abandonaron Old Trafford a mitad de un partido amistoso contra el Rayo Vallecano.

Su evidente frustración después de la humillante goleada de 4-0 sufrida por el United en Brentford en agosto fue captada por la cámara cuando gesticuló rumbo a los vestuarios.

El más reciente episodio dejó a Ten Hag frustrado respondiendo preguntas nuevamente para las cuales no tuvo respuestas.

“No presto atención hoy”, dijo Ten Hag después del partido. “Nos ocuparemos de eso mañana. Quiero mantener la atención en este equipo. Fue una magnífica actuación de los 11 jugadores”.

Lee también: Cristiano Ronaldo marca su gol 700 y da triunfo al Manchester United

La elección de palabras de Ten Hag fue notable. No hubo ningún intento de tranquilizar la situación alegando que al veterano se le dio permiso de irse antes.

Confirmar que era un problema que debe resolverse garantizó que continuarán las especulaciones sobre el futuro de Cristiano en el United.

Tal parece que la apuesta de Ten Hag por el portugués está destinada al fracaso.

En una temporada en que Cristiano anotó el gol número 700 en su carrera en clubes, el United se ha visto bien sin él.

Las victorias sobre Liverpool, Arsenal y Tottenham han sido con el portugués en la banca.

Los problemas de Cristiano no parecen deberse a la falta de voluntad para encajar en el sistema de Ten Hag, sino a la falta de capacidad para hacerlo.

Ha habido evidencias de que presiona en posiciones amplias, pero su famosa ventaja en el área chica no ha estado, quizás porque ya no está preserva su energía para esos momentos decisivos.