Ben Roethlisberger lanzó para 253 yardas y dos touchdowns, el novato Najee Harris corrió para la mejor marca de su carrera de 122 yardas y los Steelers superaron el domingo por 27-19 a los Broncos de Denver y pusieron fin a una racha de tres derrotas.

Manejando el tipo de balance que ha sido raro durante un primer mes de altibajos, los Steelers superaron a los Broncos (3-2), que han perdido dos seguidos.

Denver llegó a tener 18 puntos de desventaja en el tercer periodo antes de recuperarse gracias al quarterback Teddy Bridgewater, quien fue titular después que estuvo toda la semana en el protocolo de conmoción de la NFL.

Bridgewater completó 24 de 38 pases para 288 yardas y dos touchdowns en el cuarto periodo. Llevó a Denver a la yarda 10 de Pittsburgh en el minuto final, pero su intento de pase en cuarto down a Courtland Sutton fue bloqueado por James Pierre.

La derrota vino a confirmar el espejismo que significó el septiembre perfecto de Denver. Los Broncos sumaron triunfos ante los Giants de Nueva York, Jacksonville y Jets, pero en pruebas ante Baltimore y Pittsburgh, en semanas consecutivas, se quedaron cortos.

Lee también: En Pittsburgh, aún confían en ‘Big Ben’; Tomlin le da espaldarazo

Por otra parte, Derrick Henry corrió para 130 yardas y tres touchdowns, Kevin Byard regresó un balón perdido para anotar y los Tennessee Titans superaron 37-19 a Jacksonville, con lo que los Jaguars llegaron a 20 derrotas consecutivas.

Henry incrementó su ventaja en el liderato por tierra de la NFL para que los Titans (3-2) se recuperaran tras perder sorpresivamente en tiempo extra ante los Jets de Nueva York y evitaran derrotas consecutivas frente a equipos que no suman triunfos.

Jacksonville (0-5) es el segundo equipo con la peor racha de derrotas seguidas en la historia de la NFL y está a seis del récord que estableció Tampa Bay en 1977 en sus primeras dos temporadas como equipo de expansión.

La más reciente debacle ocurrió ocho días después que el coach Urban Meyer fue visto en cámara con una mujer bailándole cerca en un bar de Ohio, comportamiento que el dueño del equipo Shad Khan calificó de “inexcusable”.