Habrá espectadores… por ahora. Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio han fijado un límite del 50% de aforo hasta un máximo de 10 mil personas en cada una de las sedes olímpicas.

La decisión se anunció hoy tras las reuniones virtuales entre organizadores locales, el Comité Olímpico Internacional (COI), el Comité Paralímpico Internacional, el gobierno japonés y el gobierno de la zona metropolitana de Tokio.

La medida ha traído algunas dudas, pues si bien se ha fijado un tope de 10 mil aficionados por sede, los integrantes de la familia olímpica (patrocinadores y dirigentes de las federaciones) no serán tomados en cuenta al calcular el total, de acuerdo con el director ejecutivo del Comité Organizador, Toshiro Muto.

Asimismo, la prensa japonesa informó que se permitiría la presencia hasta de 20 mil personas en la ceremonia de apertura, sin incluir a los propios atletas.

Lee también: Los Juegos Olímpicos más caros en Tokio… se harán

Llama la atención las estrictas medidas que deberán acatar los aficionados, quienes no podrán animar efusivamente, deben llevar mascarilla y tendrán que volver directamente a su casa tras los eventos.

Muto dijo que hay 3.64 millones de boletos en manos de residentes japoneses, lo que implica un excedente de 900 mil para el total del aforo permitido, por lo que tendría que hacerse una lotería para definir quiénes podrán acudir.

Sin embargo, se advirtió que la medida anunciada podría ser modificada si se registra un repunte de casos de coronavirus.

“Necesitamos ser muy flexibles. Si hay un cambio abrupto de la situación, las cinco partes nos volveremos a reunir para tomar nuevas decisiones”, dijo Seiko Hashimoto, presidenta del Comité Organizador.

Esto también podría interesarte: Medalla al rechazo de Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Tokio y otras zonas están bajo un estado de “casi emergencia” hasta el 11 de julio, luego de que la tasa media de nuevos contagios en una semana es de unos 400 diarios.

La curva ha frenado, pero las autoridades sanitarias temen que los Juegos y la expansión de nuevas variantes vuelvan a dispararla.

Tal es el caso del doctor Shigeru Omi, principal asesor médico de Japón, quien la semana pasada dijo que la forma más segura de celebrar la justa veraniega es sin público.

Y es que tener aficionados en las sedes olímpicas supone un riesgo de contagio no sólo en los recintos, sino que supone más circulación de personas en trenes de pasajeros, restaurantes y otros espacios públicos.

Actualmente, 6.5% de los japoneses está completamente vacunado y 16.5% ha recibido al menos una dosis, según cifras oficiales. Más de 14 mil muertes en Japón se han atribuido al COVID-19.