El considerado “Rey de los Deportes” sufrió un revés en la temporada regular 2017 que recién acaba de terminar.

De acuerdo acuerdo con el sitio Forbes, por primera vez desde el año 2000 las Grandes Ligas registraron un promedio de asistencia por debajo de los 73 millones de espectadores, siendo la tercera temporada consecutiva en detrimento.

La Mayor League Baseball contabilizó un total de 72 millones 670 mil 423 asistentes en todos los partidos que se celebraron del 2 de abril al 1 de octubre, promediando en cada juego alrededor de 30,042 seguidores.

Aunque es el décimo quinto lugar más alto en la historia de la MLB, el decremento llama la atención por algunos factores, según Forbes, principalmente los fenómenos naturales acontecidos en las últimas fechas, principalmente en estados como Houston o Florida.

Primero fueron los Astros de Houston, quienes a fines de agosto tuvieron que jugar en Tropicana Field, la casa de las Mantarrayas de Tampa Bay, debido a las intensas lluvias del huracán Harvey.

Mientras que los Marlines  trasladaron una de sus series a consecuencia del huracán Irma, acontecido a principios de septiembre.

La temporada 2017 es la tercera consecutiva donde la MLB registra un decremento en los parques de beisbol de la Liga, pues en la campaña 2015 la Liga apuntó un total de 73 millones 159 mil 044 y 73.76 millones en 2016, según datos de The Associated Press.


Por quinto año consecutivo, Tampa Bay registró la peor asistencia, con un aforo total de 1 millón 253 mil 619 aficionados


Dodgers fue el rey de la asistencia con 3 millones 765 mil 856 espectadores; promedió 46 mil 492 personas en sus partidos de ronda regular

CON MEJOR PROMEDIO

Los equipos con el mejor promedio de asistencia en el presente 2017 fueron Dodgers, Azulejos, Yanquis, Angelinos, Cardenales, Gigantes y Cachorros, todos estuvieron por encima de los 3 millones de espectadores y ninguno logró rebasar los 4 millones.

Dodgers fue el rey de la asistencia con 3 millones 765 mil 856 espectadores; promedió 46,492 personas en sus partidos de ronda regular.

En cambio, siete clubes no llegaron a los 2 millones, entre ellos Mantarrayas, Medias Blancas, Rojos, Filadelfia y Piratas de Pittsburgh.

Por quinto año consecutivo, Tampa Bay registró la peor asistencia, con un aforo total de 1’253,619 aficionados.

Hubo clubes cuyo promedio de afluencia bajó en comparación con la temporada anterior, destacando los Reales de Kansas City, los cuales registraron alrededor de  337,343 aficionados menos que el 2016, es decir 4,165 en promedio por partido.

Situación similar aconteció con los Piratas de Pittsburgh (4,071 menos por partido) y Mets de Nueva York (4,061 menos por juego).

La gran revelación en cuanto asistencia fueron los Bravos de Atlanta. Con nuevos dueños, el equipo de Georgia vió como su aforo se incrementó casi medio millón con respecto al año anterior (484,338 y 5,979 como promedio de asistentes).

Haber inaugurado el moderno Suntrust Park, con capacidad para 50,091 aficionados, ayudó en gran medida.

Otro aumento considerable fue el de los Indios de Cleveland, actuales monarcas de la Liga Americana y  subcampeones de la Serie Mundial, quienes incrementaron su asistencia en 456,471 para este año, o 5,635 como promedio por partido.

Los casos de Atlanta y Cleveland fueron los únicos que registraron incremento por encima de los 400 mil aficionados.

Cabe señalar que el récord de asistencia absoluto en toda la historia de la MLB es de 79.5 millones de aficionados, fijado en 2007, promediando un total de 32,785 fanáticos por partido.

79.5

Millones de espectadores, la mejor asistencia de todos los tiempos de Grandes Ligas

7

Clubes no llegaron a los 2 millones de asistentes

[table id=21 /]