Tom Brady y los Pats se levantaron para vivir una noche histórica en Houston.La anotación del campeonato. White consiguió llegar a las diagonales pese a la muralla de los Halcones. 

La historia de la NFL tiene nombre y apellido: Tom Brady.

El quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra levantó un equipo prácticamente de las cenizas y, cual ave fénix, lo llevó a la conquista de su quinto Super Bowl, al remontar una desventaja de 25 puntos ante los Atlanta Falcons, la mayor registrada en un juego grande.

Los “Pats” terminaron imponiéndose 34-28 en tiempo extra, en el primer Super Tazón que culmina con dicho desenlace en 51 ediciones.

Pero no solamente el regreso ha hecho grande a Brady, sino que también plasmó su nombre con letras doradas en la historia de este deporte al ser el primer mariscal de campo en conseguir cinco anillos de campeonato, superando ya a Terry Bradshaw y Joe Montana.

Ese sueño casi se le convierte en pesadilla, luego de una paliza de 28-3 que se prolongó hasta el tercer cuarto.  principalmente en el segundo periodo, cuando Brady sufrió una fatal intercepción.

Tras lograr dicho cometido, el esquinero de los Falcons, Robert Alford corrió 82 yardas hacia zona de anotación para dar una ventaja de 21-0 que parecía sería definitiva.

Anterior a ello, Halcones barriendo durante su tercera y cuarta serie ofensiva, anotando de manera consecutiva.

Primero con acarreo de 5 yardas de Devonta Freeman y después, Ryan envió un pase de 20 yardas hacia las diagonales que atrapó Austin Hooper, que con los puntos extras de Matt Bryant colocaba la pizarra 14-0.

En la siguiente ofensiva de Patriotas fue cuando llegó el error de Brady, quien buscó por aire a sus receptores, pero no contaba con Alford, quien interceptó el ovoide y se encaminó solo y su alma a una paliza que era histórica de 21-0 (más el punto extra de Bryant efectivo) hasta ese momento.

Brady y Belichick no daban crédito a lo acontecido, principalmente porque en las primeras cinco series ofensivas habían concedido dos despejes y dos entregas de balón, la última de ellas acabando con anotación.

Con dos segundos en el reloj y tras un tiempo fuera, el gol de campo de Stephen Gostkowski regresó el alma a los de Nueva Inglaterra para poner los primeros puntos a su favor y el marcador 21-3, justo antes del espectáculo de medio tiempo donde Lady Gaga ofreció un recital.

En el tercer periodo, Falcons encontró en su segunda serie ofensiva de 85 yardas su cuarto touchdown de la noche, cuando Ryan encontró en las diagonales a Coleman e irse al frente 28-3.

Patriotas respondió con pase corto de 5 yardas de Brady hacia James White para iniciar la remontada, pese a fallar el punto extra.

Después Gostkowski marcó su segundo gol de campo de la cuando restaban 9:48 en el reloj para recortar 28-12.

Luego de un fumble de Falcons, llegaría el drama en el partido cuando Patriotas se acercó con un touchdown y una conversión 28-20 en el tanteador, tras una ofensiva de cinco jugadas y 25 yardas donde Brady conectó al final con Danny Amendola.

A continuación surgiría la jugada clave: con 2:23 por jugar, Julian Edelman realizó una espectacular recepción, bautizada en las redes sociales como #ShoeCatch y considerada la mejor de la historia en el Super Bowl.

Esta acción puso a los Patriotas en posición de anotar, consiguiendo con acarreo de una yarda de White, más la conversión de dos puntos de Amendola y forzar al tiempo extra.

Ya en esa instancia, el factor anímico jugó en favor de Patriotas y la experiencia terminó por coronarlo, al encontrar White, en acarreo de dos yardas las puertas de la gloria en un Super Bowl que será recordado para toda la vida y que hizo más grande a Tom Brady.