El partido de la Eurocopa entre Dinamarca y Finlandia se suspendió el sábado a raíz de que el jugador local Christian Eriksen se desvaneció en la cancha y requirió atención médica de urgencia, poco antes de que concluyera el primer tiempo.

Eriksen recibió tratamiento por unos 10 minutos luego de desplomarse en el campo, del que fue retirado posteriormente en una camilla.

La UEFA anunció después que el partido quedaba suspendido “por una emergencia médica”.

Mediante los altavoces del estadio se pidió a los aficionados que permanecieran en sus asientos, mientras se revelaba más información.

Eriksen había dado recién un pase corto cuando cayó de bruces. De inmediato, sus compañeros hicieron gestos hacia una banda para solicitar la atención médica.

Los paramédicos aplicaron compresiones en el pecho del centrocampista del Inter de Milán, mientras sus compañeros lo rodeaban para protegerlo de la vista del público y de las cámaras.

Eriksen fue retirado eventualmente, mientras el público lo ovacionaba. Sus compañeros caminaban junto a la camilla.

Más tarde, la UEFA dio un breve comunicado asegurando que la salud del jugador era estable.

“Siguiendo la emergencia médica, el futbolista Christian Eriksen ha sido trasladado al hospital y ha sido estabilizado”, se lee en la publicación.

Te puede interesar: Afición cumple protocolos en partido de futbol Santos vs. Puebla