La seleccionada nacional de karate en kata Pamela Contreras Apodaca se encuentra motivada e ilusionada de vivir su primer ciclo olímpico, para el cual se prepara intensamente en su natal Sonora, debido a la emergencia sanitaria por COVID-19, y que ocasionó que su concentración en Villas Tlalpan de la CONADE fuera interrumpida.

“Tienes que aprender a disfrutar del proceso, porque muchas veces no puedes vivir o pelear para poder estar en unos Juegos Olímpicos; en mi caso, todavía nos falta un paso para ser quien represente a México en el Preolímpico, porque estamos una compañera (Cinthia de la Rue) y yo, entonces, ese sería el primer paso y el siguiente es obtener uno de los tres lugares para Tokio, eso es lo que me motiva”, declaró la sonorense.

Para cumplir con el objetivo olímpico en Tokio 2020, donde el karate debuta en el programa de competencias, Contreras Apodaca comenzó con sus entrenamientos específicos, enfocados para el siguiente año, principalmente, para el preolímpico.

Ya lo habíamos empezado desde antes, pero iniciando septiembre ya fue de lleno, enfocado para todo lo que se viniera, porque todavía no se sabe que es lo que va pasar, pero ya empezamos a trabajar para el preolímpico, ha cambiado la intensidad de los entrenamientos, pero es parte de la preparación para llegar bien a la competencia y a los compromisos que se vayan dando previas al preolímpico.

3

lugares para los Juegos Olímpicos tendrá México en karate

“Durante la pandemia, los entrenadores nos mandaban rutinas para seguir preparándonos, obviamente, con todo lo que tuviéramos en casa y de ahí nos fuimos adaptando, se tuvieron que comprar algunas cosas para continuar con la preparación, eso era en la parte física, pero para la parte de karate se hacían sesiones a través de Zoom, así entrenábamos”, señaló la deportista.

La subcampeona panamericana en Lima 2019 aprovechó esta inactividad para someterse a una cirugía en la rodilla izquierda, debido a una lesión que tenía y que la mantenía con constantes dolores.

“En marzo, cuando recién empezó todo, tuve una operación de rodilla, este tiempo me benefició porque pude recuperarme y continuar con mi proceso. La recuperación no fue tan lenta como esperaba, no fue tanto lo que me hicieron y al mes ya estaba empezando a hacer fortalecimiento, ahorita ya estoy al 100 y entrenando como si no hubiera pasado nada”, dijo.

Además de mantenerse activa y recuperarse de la cirugía a la que se sometió en estos meses de emergencia sanitaria, Pamela Contreras también se dio tiempo para continuar con sus estudios en la Universidad La Salle Noroeste, donde cursa el séptimo semestre de diseño de modas.

También puedes leer:Karate, la fuerza para superar tiempos difíciles