La liga francesa de futbol vetó la presencia de los aficionados de Lille y Marsella en los compromisos de visitante de ambos clubes durante el resto del año, debido a los incidentes violentos que han protagonizado en partidos recientes.

Además, la comisión disciplinaria de la liga dejó en suspenso descontarle un punto a cada club.

Lens también podría perder un punto y tendrá que disputar dos partidos en casa sin público. Por su parte, Angers tendrá que cerrar una tribuna de su estadio por dos partidos. Ambos clubes ya purgaron sus sanciones, pero el segundo deberá pagar una multa de 20 mil euros (23 mil dólares).

El mes pasado, unos 50 simpatizantes de Marsella irrumpieron en el campo de juego y se pelearon con sus contrapartes de Angers en su sector de la tribuna al sonar el silbatazo final.

Días antes, otro grupo de aficionados radicales arrancó las butacas en otra trifulca durante el descanso del derbi entre Lens y Lille. El partido estuvo interrumpido durante media hora, pero se pudo reiniciar.

Lee también: Violencia en Francia… ¡ooooootra vez! ahora, en la Europa League

En agosto, el partido Niza-Marsella tuvo que suspenderse por incidentes violentos y fue reprogramado para el 27 de octubre.

La violencia en los estadios de Francia también se trasladó a la Liga Europa la semana pasada cuando el partido entre Marsella y Galatasaray estuvo interrumpido durante 10 minutos, luego que barras rivales se lanzaron bengalas y petardos en el estadio Velodrome de la ciudad del sur.