Peter Norman no levantó el brazo, pero usó un parche blanco que decía: “Estoy con ustedes”, demostrando su apoyo a la causa

Hoy la historia va con los 200 metros, en donde Usain Bolt ha sido el rey en los últimos cinco años, por cierto, él se inició en los 200 y después pasó a los 100 metros y  lo demás es historia.

Pero hoy no le voy a platicar de los 18 millones de dólares que ganó, y bien ganados, que bueno que así sea, ojalá los atletas sigan ganado esto y más, lo merecen, no se lo quitan a nadie, si un cantante los gana ¿por qué un atleta no? pero vamos a la historia, sigo insistiendo que si no conocemos la historia no entendemos el presente y no podemos proyectar el futuro.

México 68, 200 metros, ciudad Universitaria

La película es en blanco y negro, pero hay películas en cine a color que respaldan esto.
La ceremonia después de los 200 metros ponía a Tommie Smith y John Carlos en el primero y tercer lugar respectivamente, en medio de ellos venía un atleta australiano de nombre Peter Norman.

Nadie se ha fijado en él, todos vemos la fotografía con la mano enguantada en negro de Smith y John Carlos y aquellas boinas negras que se quitaron sólo para el himno como protesta por lo que ocurría en 1968.

Habría que recordar movimientos sociales por Europa, México y en Estados Unidos la reivindicación legítima de los derechos humanos, la gran discriminación que había sobre la gente de raza negra, Martin Luther King ese mismo año entrega su vida en aras de esta reivindicación y…

John carlos y tommie smith señalan esto en base a un guante negro

Y Peter Norman, a quien pocos le han puesto atención, cuando subiió a ocupar el lugar en el podio reservado para el segundo lugar, se puso un parche blanco que decía: “estoy con ustedes” y también reclamando acerca de la Australia Blanca que no aceptaba la presencia de los aborígenes.

Cuando Tommie Smith y John Carlos hicieron esto, terminado el Comité Olímpico Internacional le solicitó al Comité Olímpico de Estados Unidos que los retirara de los Juegos, que los corrieran de la Villa Olímpica, el Comité Olímpico de Estados Unidos se resistió y el Comité Internacional entonces dirigido por ese “casi-nazi” Avery Brundage, norteamericano, increíble, un tipo de Chicago que decía en sus años mozos que el deporte no era para los obreros y los trabajadores, sino solamente para las clases pudientes, fíjese, este hombre llegó a ser presidente del Comité Olímpico Internacional, que ya será otro tema.

A los atletas finalmente los corrieron de la Villa Olímpica, hicieron maletas y regresaron a casa, tuvieron años muy difíciles, su acción les costó problemas en sus trabajos, en sus familias y hasta años después fueron reivindicados.

¿Pero qué pasó con Peter Norman?

Este hombre blanco que no encontró un guante blanco para ponérselo y levantar el puño junto con Smith y con John Carlos, bueno, lo que ocurrió en Australia fue similar, sin embargo no tan fuerte.

A su muerte en el año 2006, acudieron al entierro Tommie Smith y John Carlos y los dos cargaron el féretro en señal de un homenaje al único, en el que nadie se ha fijado de esa carrera extraordinaria, no por los resultados porque si se rompió el récord, sino por lo que significó el movimiento de los derechos humanos.

Cuatro años después vendría aquella matanza terrible de atletas israelíes en Múnich y entonces sí, tuvieron que intervenir las autoridades.

Bien por Usain Bolt, bien por Carl Lewis que fue el primero que hizo estas grandes hazañas y que le dio la vuelta al atletismo, “el hijo del viento”, en 1984, 88 y 92, pero todo tiene una explicación, que no basta ese Jesse Owens, la explicación se da en México 68 con John Carlos, Tommie Smith y por supuesto Peter Norman… Así de fácil.