Nikola Jokic, poder ‘fuereño’ en el MVP de la NBA

Por cuarta vez al hilo, un jugador extranjero es el MVP de esta Liga, cuyas grandes figuras, hoy, no son ‘made in USA’; así, se fortalece su proyección internacional, pero también evidencia que Estados Unidos ya no es el único dueño del balón

La segunda designación de Nikola Jokic como Jugador Más Valioso de la NBA es histórica, el cuarto jugador extranjero

La segunda designación de Nikola Jokic como Jugador Más Valioso de la NBA es histórica, el cuarto jugador extranjero

Comparte esta nota

La segunda designación de Nikola Jokic como Jugador Más Valioso de la NBA es histórica, pues es la cuarta vez consecutiva que el premio al MVP de la temporada lo gana un extranjero, algo inédito en el torneo. Así, el mensaje está claro: Este juego ya no le pertenece sólo al país de las “Barras y las Estrellas”.

Sólo era cuestión de tiempo para que esta estadística fuera oficial, pues los otros dos finalistas para el reconocimiento tampoco eran estadounidenses: el serbio fue elegido sobre el griego Giannis Antetokounmpo, ganador dos veces de este premio (2019 y 2020), y del camerunés Joel Embiid.

Este fue otro hecho sin precedentes. Jamás los tres más votados habían sido foráneos.

Jokic consiguió 65 votos de primer lugar y 875 puntos por parte del panel de periodistas y comentaristas. Embiid, de los (Philadelphia Sixers), fue segundo, con 26 votos de primer puesto y 706 unidades, mientras que Antetokounmpo fue tercero con nueve y 595 puntos. Devin Booker (jugador de raíces mexicanas), de Phoenix, terminó cuarto.

Y, por si fuera poco, el hombre que está llamado a ser la gran figura de la NBA tampoco es ‘made in USA’. Se trata del esloveno Luka Doncic, de los Dallas Mavericks.

Pero, ¿cuál es el origen de esta nueva realidad de la NBA?

La presencia de figuras extranjeras dominantes fue uno de los objetivos del fallecido comisionado David Stern, quien consideró a la NBA como una liga de proyección internacional e insistió en promover su expansión fuera de Estados Unidos.

“Es el sueño de David Stern. Afuera también son buenos. Es un juego mundial. Ya no estamos solo nosotros, sin importar lo que ‘nosotros’ quiera decir. Es un deporte mundial y eso es bueno”, dijo el coach de Philadelphia, Doc Rivers.

Rivers se refiere así a la superioridad histórica de los jugadores de Estados Unidos, la cual, ya no es tan pronunciada y como ejemplo de ello, está lo que sucede en la NBA y lo que pasa en Juegos Olímpicos o Mundiales, competencias en las que el país vecino del norte batalla, ahora sí, por mantener su hegemonía.

“Somos un país de básquet. Esto es una nueva prueba de que somos los mejores”, manifestó Marko Ćosić, profesor de la Universidad de Belgrado y quien dirigió a Jokic, el orgullo de Sombor, cuando era adolescente en el club Mega de Belgrado.

“No es fácil para un país como Serbia, de 7 millones de habitantes, competir con el resto del mundo. Jokic es pura poesía… es un artista”.

La distinción del centro de los Denver Nuggets fue más que merecida. Es el único jugador con más de dos mil puntos, mil rebotes y 500 asistencias en una campaña. Ni su ‘Majestad’ Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar, Wilt Chamberlain, Kobe Bryant o LeBron James tuvieron tal registro.

Con esos números, el “Joker”, de 27 años, promedió 27.1 puntos, 13.8 rebotes y 7.9 asistencias por juego. Brutal.

Jokic es el décimo tercer jugador en ganar el MVP en años consecutivos. Se une a Antetokounmpo, Stephen Curry, Steve Nash, Tim Duncan, Jordan, “Magic” Johnson, Moses Malone, James (dos veces) y Abdul-Jabbar (dos veces).

Larry Bird, Wilt Chamberlain y Bill Russell ganaron el premio en tres temporadas consecutivas.

Grecia vibra con ‘The Greek Freak’ y Jokic

El impacto de “The Greek Freak” y Jokic es evidente. En las plataformas europeas de la NBA, el contenido sobre Antetokounmpo tiene una audiencia 100% más alta que la de las publicaciones promedio, según datos de la Liga. El de Jokic es 10% más popular que el promedio.

“Giannis es un ídolo”, expresó Vassilis Skountis, quien transmite partidos de la NBA en Cosmote TV. Antetokounmpo, hijo de inmigrantes nigerianos, sacó su pasaporte griego poco antes de ser seleccionado en el Draft de la NBA del 2013.

Desde entonces, los medios deportivos de Grecia hablan de futbol, de basquetbol y de Giannis. Se transmiten en vivo todos sus partidos, sin importar la hora, y se analizan sus desempeños.

“En Grecia todos los chicos quieren ser como Giannis”, dijo Skountis.

África, el nuevo ‘semillero’

La venta de abonos para ver los partidos de la NBA por streaming (el NBA League Pass) subió 17% en Serbia, 14% en Eslovenia y 9% en Grecia esta temporada respecto a la pasada, pero en África aumentó 40% en forma combinada, aunque la NBA no difunde la cantidad total de abonados.

La NBA está ayudando a promover el básquet en África, abriendo una academia y asociándose con la FIBA (la federación internacional del deporte) para montar una competencia continental de clubes parecida a la Liga de Campeones del futbol europeo.

Asimismo, la organización Basketball Without Borders (Basquetbol Sin Fronteras) organiza eventos anuales que permiten a las grandes promesas africanas entrar en contacto con jugadores y técnicos de la NBA.

Embiid era un chico delgado, tímido, cuando participó en uno de esos eventos en el 2011. Hoy, es figura y uno de los protagonistas de esta nueva realidad global de la mejor liga de basquetbol del mundo.

También puedes leer: Monty Williams es elegido como Entrenador del Año de la NBA

Salir de la versión móvil