Existen distintos tipos de receptores, pero en ocasiones algunos de ellos son prácticamente indefendibles por su velocidad y rapidez. Juegan en papel de comodín en el plan de juego ofensivo y se torna muy difícil para las defensivas detenerlos a pesar de no ser los receptores más altos de la liga. Esta temporada ellos pueden hacer la diferencia.

 

Antonio Brown (Steelers)

 

Con tan sólo 1.78 de estatura, Brown es considerado el mejor receptor de la liga por las grandes rutas que toma. Es prácticamente un catedrático en su punto de quiebre, la aceleración y su certera precisión para atrapar el ovoide. En las últimas dos temporadas produjo un total de 265 recepciones. 

 

Odell Beckham Jr. (Giants)

 

1.80 metros de altura son necesarios para que Odell Beckham Jr.  sea el mejor receptor con la habilidad del balón. La campaña pasada acumuló un total de 96.7 yardas recibidas por partido y un total de 13 anotaciones. Sus características dentro del emparrillado pueden cambiar el rumbo del partido por completo. 

 

Julian Edelman (Patriots)

 

Uno de los favoritos de Tom Brady y que sin duda lo será para Jimmy Garappolo en los primeros cuatro partidos, es Julian Edelman. La dureza con la que cuenta este jugador de solamente 90 kilos será parte fundamental para mover las cadenas de los Patriotas de Nueva Inglaterra. Edelman tuvo 61 pases completos en sólo nueve partidos de 2015.

 

Randall Cobb (Packers)

 

Los instintos con los que cuenta Randall Cobb son muy interesantes a la hora de seguir una ruta y llegar a la zona de anotación. El receptor de 1.78 de estatura de los Empacadores de Green Bay ha corrido alrededor de 300 ocasiones en toda su carrera promediando 7.6 yardas por intento. La temporada pasada fueron 5.5 yardas tras recepción.