Como si fuera el famoso dicho de Las Vegas, pero aplicándolo a la NBA, lo que pasó en la temporada regular, se queda ahí, ya que los últimos siete partidos de los Playoffs demuestran que el dominio de un equipo no siempre tiene la última palabra para ganar el anillo y alzar el título Larry O’Brien después de Las Finales.

Ese ejemplo es muy bien representado por esta Finales, protagonizadas por Bucks y Suns, donde a pesar de que los de Phoenix llegaban como favoritos e inclusive se presumía que podría “barrer” esta serie, esto no es así, ya que Milwaukee ha emparejado la cosas 2-2 y ahora en el Juego 5 uno estará cerca de la gloria.

Sí, el nivel de Devin Booker y de Chris Paul no ha sido suficiente para acariciar el campeonato, inclusive ha sido igualado por Giannis Antetokounmpo y compañía.

En el Juego 1, Giannis no fue factor clave para los Bucks. Llegaba de una lesión, misma que lo limitaba a jugar al 100 por ciento, situación que fue aprovechada por los Suns para llevarse el encuentro. En el segundo partido, “The Greek Freak” lució, gustó, repartió e impulsó a su equipo, pero el “Plan B” de Phoenix, eclipsó a Milwaukee.

Para ese encuentro, la estrella fue Chris Paul, quien con su experiencia puso la serie 2-0, lo cual demostraba que los pronósticos a favor se cumplirían… pero los Suns no siguieron las reglas ancestrales e hicieron enojar a un “Dios griego”.

El tercer y cuarto juego se puede resumir en que “Zeus y Hades” llevaron la gloria a la duela Fiserv Forum, y crearon un infierno para Phoenix en esta cancha. Giannis hizo todo en el episodio tres de Las Finales, terminando ese encuentro con 41 puntos, dejando en ridículo a Devin Booker.

Para el cuarto juego, la situación fue similar, sólo que la diferencia fue que Khris Middleton, tomó el protagonismo del encuentro y llevo a la victoria a Milwaukee para dejar la serie hasta el momento 2-2.

Las estadísticas juegan en Las Finales

A pesar de que Las Finales están emparejadas, y ahora cualquiera puede tomar ventaja a partir de este punto, los números toman los reflectores, debido a que a pesar de que los Suns dejaron ir una ventaja de 2-0, en las 34 ocasiones que un equipo ha logrado establecer una ventaja de 2-0 en las Finales tras los dos primeros choques, en 88.2 por ciento de las veces se ha consagrado como campeón, es decir, en 30 de ellas.

Tan solo 4 conjuntos consiguieron darle la vuelta a ese resultado adverso y se convirtieron en campeones de la NBA.

Esos equipos son los Boston Celtics, Portland Trail Blazers, Miami Heat y, más recientemente, los Cleveland Cavaliers, pero aunque todo parezca en contra, todavía, para Bucks, Antetokounmpo sabe inclinar la balanza a su favor en cuanto a récords, y prueba de ello es que la temporada pasada se convirtió en el quinto jugador en la historia de la NBA en conquistar el MVP y Defensor del Año en la misma temporada, registro que lo colocó junto a Kevin Garnett, Hakeem Olajuwon , Michael Jordan y David Robinson.

“Todo este encuentro fue complicado, de ida y vuelta, sin mucha ventaja, pero ya sabes, en la recta final, haz lo que sea necesario para ganar el partido. Sólo ponte en una posición que pueda ganar el partido”, dijo el jugador griego en conferencia de prensa.

Será este sábado en punto de las 20:00 horas que Las Finales se reanuden y se trasladen a Phoenix, donde los Bucks tendrán que luchar contra los fantasmas de los primeros dos juegos, los cuales perdieron.

También puedes leer: Khris Middleton frena el calor de Suns y empata Las Finales para Bucks