Más allá del clima, pues se jugó con 11 grados, México supo bien que “la venganza es un plato que se sirve frío”, y seis años después del famoso “no era penal” el Tricolor que dirige Gerardo Martino ganó de la misma manera que Holanda lo hizo en el Mundial de Brasil 2014.

Una falta inexistente, pero bien fingida por Raúl Jiménez, ayudó para que la Selección Mexicana ganara su primer compromiso en la minigira europea por marcador de 1-0, luego de que Jiménez anotó de penal el único gol del encuentro.

México no guardó nada para este compromiso y alineó a sus mejores piezas; sin embargo, poco pudieron hacer los pupilos de Gerardo Martino en el primer tiempo, pues las opciones de gol fueron escasas y se fueron al medio tiempo un tablero de cero goles.

En el segundo tiempo, el juego seguía de la misma manera hasta que llegó el minuto 60, pues justo en una falta a favor del equipo mexicano, un ligero contacto a Raúl Jiménez fue suficiente para que el delantero nacional se aprovechara de la situación y fingiera una falta dentro del área, lo cual fue marcado de inmediato como penal.

Jiménez supo sacar ventaja de la falta y con tranquilidad mandó su tiro al lado izquierdo del portero para marcar el 1-0 definitivo.

Con este resultado México gana su primer partido de dos que tendrá en territorio del Viejo Continente. El próximo será el martes siguiente en La Haya contra Argelia.

Lee: Gerardo Martino pide a entrenadores compresión para el Tricolor