Maxi Rodríguez, el verdugo de México en el Mundial 2006 con una recordada volea de zurda, dijo que si bien al Tri le puede pesar el historial negativo en duelos con Argentina, advirtió que tarde o temprano “toda racha se corta”.

“Psicológicamente puede influir (el historial), es probable que el jugador mexicano piense: ‘juego con esta selección, no se le puede ganar’, pero todos los partidos son diferentes.

Toda racha siempre se corta. ¡Que no suceda en este Mundial!”, dijo a The Associated Press, Maxi Rodríguez, exvolante y actual comentarista para Telemundo.

Argentina y México se toparán el sábado en un partido decisivo por el Grupo C.

México no le ha podido ganar a Argentina cuando se han cruzado en los mundiales: 1930, 2006 y 2010.

El segundo partido de la fase de grupos en Qatar 2022 ha tomado un giro dramático para la Albiceleste, tras su inesperada derrota 2-1 ante Arabia Saudí el martes en su debut en el certamen.

Y el Tri tampoco tiene demasiada soga tras empatar sin goles ante Polonia.

“No era lo que esperábamos, fue un golpe duro pero seguimos dependiendo de nosotros”, analizó Maxi Rodríguez, luego del traspié de los dirigidos por Lionel Scaloni.

Lee también: Funes Mori quiere festejar gol con el TRI ante Argentina

“El grupo ahora tiene que reaccionar para el partido que viene, no tenés margen de error. Es una final”, agregó.

México tiene al “Tata” como factor

En esta ocasión, según el exfutbolista, México cuenta a su favor con la experiencia de su entrenador argentino Gerardo Martino.

“Es ventaja (para México), él conoce cómo pensamos, qué sentimos”.

Martino dirigió a algunos de los actuales jugadores de la “Scaloneta” cuando estuvo al frente del seleccionado de su país entre fines de 2014 hasta 2016, entre ellos Messi y Di María. Llegó a dos finales de la Copa América y las perdió.

“Imagino un partido muy difícil como todos los de mundial. Este (por Arabia Saudita) se suponía el más accesible y te comes un cohetazo.

“México va a ser difícil, como después Polonia. No hay que subestimar a nadie. Argentina tiene que ganar”, indicó