En medio de la polémica, de las opiniones a favor y en contra, deportistas mexicanos que están participando en estos Juegos Olímpicos se unieron a las críticas para las jugadoras de softbol, luego de revelarse que tiraron a la basura sus uniformes.

“No hay justificación para esa falta de respeto. México confió en ellas y hasta el Premio Nacional de Deporte les dieron (…) con esto queda claro que no somos iguales”, escribió la pentatleta Mariana Arceo, quien también refirió que los organizadores de México “están pagando los pesos extras y maletas”.

Por su parte, el clavadista Diego Balleza, que, junto con Kevin Berlín, obtuvo el cuarto lugar en la prueba de plataforma sincronizados, escribió en su cuenta de Twitter:

“Llevo 20 años en clavados y este momento de ir a los Juegos Olímpicos fue algo único en mi vida. Tener el uniforme de México, para mí significa tanto esfuerzo y dedicación a lo que amo que son los clavados. Ver cómo los deportistas mexicanos los tiran a la basura es súper triste”.

Lee también: Selección Mexicana de Softbol tira sus uniformes a la basura

Incluso, el extitular de Conade, Bernardo de la Garza, también criticó el hecho.

“He defendido a esa selección de softbol (…) pero hay cosas que máxime sabiendo que se duda de tu nacionalismo, no se hacen”, escribió De la Garza, quien también precisó que los uniformes “significan la representación de una nación. Lo que hagas con ellos, es lo que sientes por ella”.

Sin embargo, también hay voces que califican de exageradas las críticas. Uno de ellos es el exfutbolista Luis García, quien escribió también en Twitter que participó en Atlanta 1996 y utilizó dos uniformes y “en mi casa no tengo ninguno de los dos, y eso no me hace ni mejor ni peor mexicano. Paremos con el patrioterismo barato”.

Tanto el Comité Olímpico Mexicano como la Federación Mexicana de Softbol ya anunciaron que habrá sanciones para las jugadoras que cometieron el acto.