Eficacia en el montículo y suficiente bateo regresaron a los Dodgers de Los Ángeles a la senda del triunfo la noche del viernes.

El mexicano Julio Urías trabajó siete entradas en blanco y logró su victoria 17 de la campaña, que lo convierten en líder en las Grandes Ligas; Max Muncy disparó un jonrón de dos carreras y los Dodgers rompieron su racha de dos reveses tras blanquear 3-0 a los Padres de San Diego.

“Era muy importante ponernos adelante en esta serie”, declaró Urías. “A nivel personal, grandioso conseguir esas victorias”. El mexicano (17-3) ha concedido tres imparables y una base por bolas, acumula siete ponches y no conoce la derrota en sus últimas 13 aperturas en las que tiene marca de 8-0. El zurdo no pierde desde el 21 de junio en San Diego.

“Es un abridor de primera línea y cuando sube al montículo esperamos ganar”, declaró el manager Dave Roberts. “Trabajar largo trecho esta noche muestra su desarrollo y madurez”.

El torpedero Jake Cronenworth, de los Padres, fue golpeado con un lanzamiento en la mano izquierda en la tercera entrada y después abandonó el encuentro. El piloto Jayce Tingler dijo que Cronenworth sufrió una fractura pequeña en el dedo anular izquierdo y lo volverán a evaluar en los próximos días.

Lee también: Julio Urías suma su victoria 15 y los Dodgers frenan la racha de Atlanta

Kenley Janseon trabajo el noveno episodio y se apuntó su salvamento 31 y así los Dodgers se mantenían dos juegos y medio atrás de San Francisco, líderes de la División Oeste de la Liga Nacional, y mejoraron su foja de locales a 47-23, la mejor en las Grandes Ligas, después de su blanqueada número 15 en lo que va de la temporada.

Max Muncy puso a los Dodgers arriba 2-0 conectado a Joe Musgrove (10-9) en el tercer capítulo. Mookie Betts consiguió el primer sencillo del partido y anotó con el bambinazo de Muncy que salió por el jardín derecho.