Desde hace 41 años la WWE ha dejado claro que es la mejor empresa de lucha libre a nivel mundial, gracias a su innovación que muestra de una forma diferente este deporte ante los aficionados, lo cual ha provocado que se convierta en el objetivo principal de los atletas que practican esta disciplina para alcanzar el prestigio global, incluyendo a luchadores mexicanos.

Uno de los pilares del éxito en WWE es el scouting que realizan en todo el mundo para contratar a los mejores luchadores y llevarlos a sus filas, acción que ha favorecido a México, debido a que grandes promesas del pancracio nacional han logrado conseguir un contrato en la empresa de Vince McMahon para tratar de conquistar “el sueño americano”.

Sin embargo, la realidad de los luchadores mexicanos en WWE es muy diferente a lo que se puede imaginar, ya que a pesar de que estrellas como Ángel Garza, Humberto Carrillo y Santos Escobar son recibidos con los brazos abiertos por los aficionados, gracias a que muestran una forma de luchar diferente a la que se ve, eso no es suficiente para los directivos que deciden cortarles las oportunidades.

Un claro ejemplo de esto es la actual salida de Andrade “Cien” Almas, mejor conocido como “La Sombra”, quien a pesar de que demostró en más de una ocasión que merecía la oportunidad de estar en mejores luchas, los directivos de WWE tomaron de pretexto temas personales para desaparecerlo poco a poco de shows en vivo, situación que sorprendió a referentes como Randy Orton.

“Pedí permiso en octubre para operarme los ojos. Nunca me dijeron que regresara a WWE hasta febrero. Tenía que regresar a la televisión. Estuve un mes ahí y no pasó nada. Randy Orton, Sheamus, Cesaro y Drew McIntyre me cuestionaban por qué no me estaban ocupando.

Los productores me preguntaban por qué no me estaban usando. Tenía un contrato por varios millones por año. No me conformé con eso. Le di las gracias a WWE y me fui
Andrade “Cien” AlmasLuchador Profesional

Otros desaparecidos en el plano de la WWE son los primos, y continuadores de la Dinastía Garza, Ángel Garza y Humberto Carrillo, quienes desde 2020 no tienen actividad arriba del ring, pues a Humberto se le vio por última vez en Survivor Series 2020, mientras que a Ángel, pese a que ha sido convocado para ciertos eventos en vivo, el oriundo de Monterrey no sale de bastidores.

Una excepción entre los luchadores mexicanos en EU

No obstante, no todo está perdido para el talento mexicano, ya que en su sucursal NXT, Santos Escobar, mejor conocido como “El Hijo del Fantasma”, es el único luchador nacional que se mantiene activo, gracias a que la empresa menor de Vince McMahon quiere cerrar con broche de oro su historia como Campeón de Peso Crucero en dicha organización.

Desde su llegada a WWE, Santos Escobar ha demostrado que su objetivo es convertirse en un referente de la alineación y dejar de lado los tragos amargos que han tenido algunos compatriotas en territorio americano.

¿Quién pierde más?

WWE se ha caracterizado por el formato historia en las rivalidades para llegar a un buen desenlace en sus magnos eventos, situación que puede ser bien aprovechada por los luchadores mexicanos si recibieran la oportunidad, ya que Vince McMahon tuvo en sus manos interesantes mancuernas para enganchar a los aficionados.

Un ejemplo de ello es que con la salida de Andrade jamás se podrá ver un lucha en pareja con Santos Escobar, misma que pudo sorprender a muchos, ya que ambos luchadores se conocen desde sus primeros pasos en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) y se entienden a la perfección al llevar la misma escuela, pero esa situación fue ignorada por la empresa.

“Andrade es un gran amigo personal, lo conozco desde CMLL, que fue hace mucho tiempo, hace más de una década. Compartimos el cuadrilátero muchas veces y aquí pasamos mucho tiempo juntos. La diferencia de marcas no permitió que nos volviésemos a juntar en un cuadrilátero, hubiera sido un deleite, pero así son las cosas. Yo no dudo que más adelante nos volveremos a encontrar, pero en estos momentos él necesita descansar un poco, entrenar y relajarse. Y más adelante estoy seguro de que nos volveremos a ver”, dijo para Solo-Wrestling.

Estos antecedentes hacen pensar que WWE está en la negación de salir de lo tradicional y ver hacía delante, pues sólo “Rey Mysterio” ha recibido oportunidad de tener, nuevamente, protagonismo, situación que ha salido mal, ya que las luchas del “Amo del 619” han dejado de llamar la atención para los nuevos fans.

También puedes leer: Reina dorada, luchadora graduada al doble