63.9

Promedio de porcentaje de posesión de Madrid en La Liga

Italia

Alessandro del Piero

El retiro del capitán Alessandro Del Piero no pudo haber sido de otra manera. 

Soberbio, pausado y a medio trote, salió de recambio al minuto 57 y detuvo el partido en contra de Atalanta por unos 60 segundos, pero fuera de la cancha la despedida duró un par de minutos más. 

Inteligente, pausado y con un toque excepcional para las asistencias, los tiros libres y a media distancia, Del Piero le regaló a los seguidores de la Jueve unos últimos minutos en una temporada de ensueño para los de Turín. 

Todo le salió bien a la Juve esta temporada, pero más impresionante que el invicto fue quizá el dominio del equipo de Turín sobre la serie de encuentros que sostuvo con los equipos de Milán (AC Milán y el Inter) y Roma (Roma y Lazio).

Del Piero no se podía ir sin antes meter su gol número tres en la temporada, un disparo desde afuera del área que engañó por completo al portero rival. 

Aunque apenas jugó 583 minutos y saltó a la cancha en 23 ocasiones, no necesitó más. Su presencia quizá era el amuleto de suerte que necesitaba la Juve para estrenar imbatibles el Juventus Stadium, su nueva casa. 

La hazaña es histórica: ningún equipo de la Serie A había terminado A) invicto en una temporada de 38 partidos y B) resultado campeón de liga. 

Alessandro Del Piero le dio 19 años de su vida a uno de los clubes de futbol más populares del planeta. 

Y se despide como el cuarto mejor goleador de la historia de la selección mayor italiana con 27 goles, en empate con Roberto Baggio, otro mítico jugador que también portó la playera de la Juve. 

Un jugador que vio pasar a grandes compañeros de equipo como Roberto Baggio, Zinedine Zidane, Thierry Henry, Filippo Inzaghi y Pavel Nedved, pero ninguno tan querido e idolatrado por los seguidores como él.  

Para la foto histórica queda entonces la imagen de Alessandro Del Piero alzando el trofeo de liga invicto, en una temporada de ensueño en la que el aporte del italiano fue mucho más allá de las estadísticas de juego.  

Director Técnico / Italia

Roberto Mancini

Estuvo a segundos de convertirse en el hombre más odiado por la afición del Manchester City, pero gracias al corazón de sus jugadores -y a la desatención del Queens Park Rangers- el director técnico italiano se puso la etiqueta de héroe.

Con él en el baquillo, los “Citizens” conquistaron su primer título en la Liga Premier y el tercero en toda la historia del club. Pero sufrieron de más cuando parecía que podrían haber llevado su fiesta con calma.

La forma en la que el City consiguió su campeonato fue épica y llena de emoción. Tras el acoso del Manchester United -con quien terminaron empatados en 89 puntos- y había ganado su compromiso ante el Sunderland- estaban obligados a ganar.

Pero al minuto 89, el Queens Park estaba arriba 2-1, lo que significaba que el título se iría nuevamente a la parte “roja” de Manchester. 

Sin embargo, los goles del bosnio Edin Dzeko en el minuto 92 y del argentino Sergio “Kun” Agüero en el 94, cambiaron la las cosas y dieron un final de temporada que pasará a la historia. 

“Creo que es imposible ganar la ‘Premier League’ como lo hicimos nosotros, no se repetirá un final así en los próximos 100 años. Es, probablemente, el mejor momento de mi carrera”, declaró Mancini a la cadena pública británica BBC.

Para muchos aficionados, lograr el título era una obligación para Mancini, ya que se había hecho una inversión millonaria y se habían escapado la Champions League y la Carling Cup.

Aunque con dificultades, el estratega italiano logró el cometido y fue uno de los hombres que conquistaron Europa. 

Director Técnico

José Mourinho

Mourinho es un patán.

Pero tienes derecho a serlo cuando fuiste el único director técnico capaz de, tras repetidos intentos, desdibujar la magia del Barcelona.

El técnico portugués llegó con una misión al banquillo del Real Madrid: Acabar con el dominio absoluto del equipo azulgrana.

El reto le tomó dos temporadas, pero finalmente lo logró y de una manera absolutamente convincente.

Mourinho ahora tiene 7 títulos de liga en 4 ligas diferentes.

Es un técnico para la era global, una versión para los clubs de Guus Hiddink, sólo que ganador.

Pero este éxito no fue instantáneo. Antes Mourinho tuvo que sufrir la crítica por su estilo de juego y verse forzado a vivir la peor derrota en su carrera: un 5-0 en contra propinado por el Barcelona en noviembre de 2010.

Pero Mou se levantó. La primera luz fue su victoria sobre el Barca en la final de la Copa del Rey en el 2011. Poco consuelo considerando que sus rivales se llevaron el doblete de La Liga y La Champions. Pero fue un inicio que culminó con la temporada de ensueño.

Su Madrid -impulsado por la máquina de hacer goles que es Cristiano Ronaldo, la capacidad de asistencias de Ángel Di Maria y una condición física colectiva que raya en lo bestial- rompió la barrera de los 100 puntos en una temporada. 

Es el primer equipo europeo en la historia en terminar con triples dígitos en la tabla general. Además fueron el equipo más goleador con 131 goles, lo que les dio una diferencia de anotaciones de +89.

Su nombre ha sido coreado en el Bernabéu- al ritmo de La Donna è mobile- como si fuera un jugador más. Ha amasado tanto poder que incluso promovió la salida de Jorge Valdano de la Casa Blanca.

Con sus tácticas y personalidad (algo que no se veía en el banquillo del Madrid en cinco temporadas), además de su capacidad de concentrar en él la presión del equipo y, sobre todo, el logro de vencer al mejor equipo de futbol de los últimos 10 años, Mourinho es uno de los hombres que dominó Europa.

Es, en palabras de su némesis Pep Guardiola, “el puto amo”.