A principios del siglo, una franquicia irrumpió en las Grandes Ligas y en apenas su cuarto año de existencia, los Arizona Diamondbacks sorprendieron al mundo del beisbol, y a la entonces generación dominante de los New York Yankees, al ganar su primera, y hasta entonces única, Serie Mundial.

El próximo octubre se cumplirán 20 años de esa grandiosa temporada 2001 de un equipo de Arizona liderado por el Salón de la Fama, Randy Johnson, y un grupo de peloteros mezcla de experiencia y juventud, entre los que se encontraban los mexicanos Erubiel Durazo y Armando Reynoso.

Desde entonces, la historia de los D’backs ha tenido más episodios oscuros que de alegría; sin embargo, y aunque en los últimos 10 años solo han clasificado una vez a los playoffs, el lanzador mexicano Joakim Soria, en su primer año con el equipo, considera que hay amplias posibilidades de volver a celebrar.


Todo equipo que está en Grandes Ligas tiene la facultad para llegar a la Serie Mundial, todo está en que ciertos jugadores tengan sus mejores temporadas y cualquier cosa puede pasar, mientras tengamos la posibilidad de jugar, tenemos la esperanza de ganar

Joakim Soria

Beisbolista mexicano

No obstante, el camino no será sencillo para los dirigidos por Torey Lovullo, ya que comparten la División Oeste de la Liga Nacional con dos de las artillerías más pesadas de Grandes Ligas, los San Diego Padres y los campeones vigentes, Los Angeles Dodgers.

“Si te pones a ver a los equipos como invencibles realmente van a serlo, pero cuando sientes la posibilidad de hacer tu trabajo sin importar quién esté enfrente tienes posibilidad de ganar, no hay enemigo pequeño ni grande, solo es salir a dar tu máximo y claro que podemos ganar”, añade el de Monclova.

Así como en 2001 el equipo lo lideró la experiencia de Randy Jhonson, Curt Schilling, Luis González, Steve Finley o Miguel Batista, en la actualidad son Asdrúbal Cabrera, David Peralta, Madison Bumgarner y el propio Soria quienes tienen largo camino recorrido y saben cómo jugar para ganar la mayor cantidad de partidos posible.

Joakim es uno de los tres peloteros mexicanos con más temporadas jugadas, junto a Oliver Pérez y Sergio Romo. Esa categoría deberá ponerla al servicio de Diamondbacks, ya sea como relevo corto o cerrador, opciones que le han permitido ser el lanzador nacional con más salvamentos en la historia, con 223.

“Estamos para el rol que el equipo nos quiera dar, el manager ha hablado con nosotros y realmente no hay un puesto fijo para nadie, eso nos mantiene al tanto de lo que está pasando para esforzarnos y si me toca cerrar con todo gusto lo haré”, asegura.

El factor edad en los Diamondbacks

En su primer juego de la temporada con Arizona Diamondbacks, Joakim tuvo que salir del montículo con una molestia en la pantorrilla y fue enviado a la lista de inhabilitados por 10 días, una situación que el mexicano sabe debe mantenerse pendiente, ya que con 37 años, y un historial de lesiones graves, principalmente en el codo, el cuerpo puede empezar a reclamarle.

“El reto de cada año es mantenerme saludable, ya la edad empieza a entrar en factor, pero me siento bastante bien, fuerte, es una división bastante difícil pero somos hombres de retos y va a ser divertido poder enfrentarnos a toda esta gente que está en nuestra división”, dice.

En ese sentido, el coahuilense indica que no sabe cuánto tiempo más estará dentro del beisbol de máximo rendimiento, ya que además de la edad y las lesiones, sus hijos están a punto de entrar a una edad en la que piden mayor presencia de la figura paterna.

Asimismo, como hombre de experiencia, Joakim reconoce que la nueva generación de peloteros mexicanos cuenta con mayores herramientas e información para alcanzar el nivel estelar, una situación que él no pudo vivir cuando llegó a Estados Unidos en 2007, con los Kansas City Royals.

“Me ha tocado ser parte de varias generaciones, la verdad es que tiene mucho porvenir el beisbol mexicano en las nuevas generaciones que vienen, con más conocimiento que antes no teníamos, más información, demasiados videos de cómo desarrollar cierto lanzamientos, creo que estas nuevas generaciones van a ser bastante fuertes”, reconoce.

También puedes leer: Una costosa lesión para Víctor Arano en los Braves