El Liverpool no sólo celebró su victoria en el Derbi de Merseyside, sino que se mantiene a la caza del Manchester City en la lucha por el título de la Liga Premier.

La victoria 2-0 en el Anfield también envió al Everton a la zona de descenso, a falta de un mes para el final de la temporada.

Los tantos en la segunda mitad de Andrew Robertson y Divock Origi fueron suficientes para el Liverpool.

Para completar una jornada nefasta para el Everton, su rival por el descenso, el Burnley, ganó su segundo partido consecutivo, por 1-0 en casa ante el Wolverhampton.

El Everton quedó en el antepenúltimo lugar y dos puntos por debajo del Burnley, que finalmente salió de la zona de descenso.

Lee también: El Betis de Andrés Guardado y Diego Lainez gana la Copa del Rey

El Everton, que ha estado en la primera división todos los años desde la temporada 1954-55, ha jugado un partido menos que el Burnley, pero tiene una dura racha con partidos contra el Chelsea, el Arsenal y el Brentford, que está en plena forma.

Más importante aún para el Liverpool, el equipo volvió a estar a un punto del City a falta de cinco partidos en una carrera por el título que parece destinada a llegar al último fin de semana.