Una de las atletas más destacadas que tiene México en el deporte acuático es Liliana Ibáñez, multimedallista centroamericana, que hace poco más de un mes tuvo que detener su preparación rumbo a los Juegos Olímpicos, tras una operación en la rodilla derecha, de la que se ha recuperado exitosamente, por lo que se enfocará en la búsqueda de su tercera justa veraniega, luego de Londres 2012 y Río 2016; su entrenador, el australiano Brett Hawke, la impulsa para conseguir la marca.

“Esta cuarentena significó tener más tiempo para entrenar, yo tuve una cirugía de hombro en el 2019, entonces este aplazamiento a mí me vino muy bien”, dijo Ibáñez sobre la situación del COVID-19, que desactivó competencias en todo el mundo, una de ellas, Tokio 2020, que se aplazó para el año entrante.

“Comenzó la pandemia y las cosas se empezaron a complicar en el mundo entero, no nada más en México. Se cerraron albercas en Europa y Estados Unidos, pero afortunadamente nunca paré, seguí entrenando dentro del Colegio Militar en la SEDENA (Secretaría de la Defensa Nacional), estuve ahí recluida algunos meses”, compartió en videoconferencia.

9

medallas consiguió durante su participación en los Juegos Centroamericanos de 2018

La originaria de Celaya, Guanajuato, actualmente entrena en una alberca armada, donde afina su técnica y busca confirmar su presencia en Juegos Olímpicos con el apoyo de su entrenador, que es especialista en velocidad, así como del entrenador auxiliar y sargento de la SEDENA, Arturo Tapia.

Liliana Ibáñez fue la máxima medallista para México en los Juegos Centroamericanos Barranquilla 2018, donde conquistó cinco medallas de oro, una insignia de plata y tres metales de bronce; sin embargo, tuvo que recuperarse físicamente de otra operación reciente, ahora en la rodilla.

“Hace aproximadamente cinco semanas tuve que parar debido a un diagnóstico de la Conade. El doctor Raúl Carrillo me informó de la necesidad de una cirugía en la rodilla derecha, se me hizo una limpieza, una cirugía muy sencilla, pero cualquier cirugía conlleva descanso. Estuve 15 días fuera del agua, posteriormente comencé a hacer brazadas y ahorita ya tengo cuatro o cinco días pateando”, explicó la multimedallista internacional.

2

pruebas en 50 y 100 metros intentará conseguir su clasificación

Por esta cirugía canceló su próxima competencia, planificada para el 12 de noviembre, el US Open, en Los Ángeles, California, y decidió aplazar cualquier tipo de competencia hasta estar en óptimas condiciones.

“La meta es poder empezar a competir en enero y buscar la marca a Tokio, en marzo o abril aproximadamente. Me siento muy orgullosa con los esfuerzos que ha hecho la CONADE para contratar a Brett como entrenador, con el apoyo de la SEDENA, de CODE Guanajuato y con todas las personas que me apoyan”, puntualizó Liliana, quien apunta a la marca de 24.77 segundos en la prueba de 50 metros para calificar a Tokio.

También puedes leer: Cambiar de paradigma en clavados, Diego Balleza