Poco a poco el futbol vuelve a su ambiente familiar, o al menos, eso es lo que dicen las cifras presentadas ayer por Mikel Arriola, presidente de la Liga MX.

En una conferencia conjunta con el titular de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Yon de Luisa, se informó que se ha reducido 60 por ciento la asistencia de barristas a los estadios, mientras que ha crecido 11.5 puntos porcentuales la afición que acude en familia.

“Se pasó de 70 mil 806 integrantes de grupos de animación a 28 mil 556. Después de la Jornada 9 es cuando se reduce 60 por ciento la asistencia de estos grupos y se incrementa 11 por ciento la asistencia a los estadios, es decir, crece el número de personas que van con la familia, que van a pasarla bien y se reduce el número de violentos”, dijo Arriola.

La asistencia de aficionados tradicionales pasó de 1 millón 192 mil 588 a 1 millón 329 mil 271.

El titular de la Liga MX informó que se sigue con el proceso de credencialización y por ello se ha reducido alrededor de 50 por ciento el número de los integrantes registrados de las barras o grupos de animación.

“¿Cuántos elementos habían registrados antes de Querétaro? Había 27 mil 977 integrantes de grupos de animación y a partir de la credencialización, la hipótesis era que los violentos no entregarían su identidad y ahora tenemos 14 mil 370 credencializados. Se redujo 50 por ciento el número de integrantes”, dijo.

Lee también: Liga MX: Detienen a servidores públicos por el caso de violencia en Querétaro

El pasado 5 de marzo, aficionados radicales de Querétaro y Atlas se enfrentaron en el Estadio La Corregidora, que tuvo como resultado 26 personas heridas, 32 detenidos y dos funcionarios destituidos.

Arriola dijo que, para el primer partido del próximo torneo, el Apertura 2022, se tendrá implementado el Fan ID y enfatizó que éste “puede funcionar sin internet en los estadios y no nos vamos quedar con ninguna base de datos, solamente subiremos a la lista de sancionados”.

Vale decir que desde la Jornada 9 del Clausura 2022 se han desalojado a 654 personas por lanzar objetos a la cancha, conducta violenta y proferir el grito homofóbico, entre otros motivos.