Dos realidades muy diferentes han vivido los Pumas de la UNAM en menos de un año, pues luego de un arranque invicto en el torneo pasado, en el que alcanzaron la final y la perdieron con León, ahora sufren por su falta de goles y, por ende, de triunfos en el Guard1anes 2021.

La salida de Carlos González, en diciembre, marcó el destino de los universitarios para este certamen, pues el entrenador Andrés Lillini tuvo que conformarse con pocos elementos al ataque, los cuales no han dado los resultados esperados.

A punto de llegar a la mitad del certamen, los Pumas suman cinco partidos sin marcar un gol, y están a dos de empatar la peor marca sin anotar de la Liga MX, perteneciente a Veracruz, además, su única victoria y dos empates los coloca en el penúltimo sitio, con cinco puntos, solo dos más que el sotanero Pachuca.

El problema no son solo los cinco partidos sin perforar la portería rival, sino que del total de siete encuentros que llevan en el torneo, solo en uno han marcado los tres tantos que tiene registrados, ante Mazatlán en la jornada 2.

Destaca que los tres goles de Pumas hasta el momento, dos fueron marcados por mediocampistas: Facundo Waller y Carlos Gutiérrez, mientras que el tercero fue obra del delantero Emanuel Montejano, elemento de la Sub 20, quien ingresó en el partido contra Mazatlán por la lesión de Juan Dinenno.

La baja de Dinenno, quien apenas regresó unos minutos el fin de semana pasado, agravó la crisis ofensiva de los del Pedregal, pues los otros ofensivos registrados ante la Liga MX: Gabriel Torres, Bryan Mendoza y Juan Iturbe, no han podido con el paquete.

La crisis no pasa solo porque los delanteros no anoten, sino que esto también es consecuencia de las pocas oportunidades que el equipo genera de medio campo hacia adelante, ya que en las siete jornadas jugadas registran 73 tiros, de esos solo 23 han tenido dirección a portería rival.

Las alarmas se encienden cuando se revisa el desempeño ofensivo universitario en las jornadas 4, 5 y 6. En esas, primero ante Atlas y Monterrey dejaron que los porteros adversarios tuvieran un “día de campo”, al no haber registrado ningún tiro a portería, mientras que frente a Toluca solo una ocasión pudieron inquietar a Luis García.

Ya en la jornada anterior, en la fallida revancha ante León, los de la UNAM tocaron cinco veces a puerta, aunque la actuación de Rodolfo Cota, guardameta de los campeones vigentes, evitó que llegara, por lo menos, su cuarta anotación del certamen.

“Es confianza, la hemos perdido de tener el balón, de quererlo. Antes se tapaban las desatenciones del equipo, las contrarrestamos con llegadas continuas y hoy nos cuesta mucho llegar al área. El equipo sigue teniendo actitud y entrega. Tenemos juventud y es lo que asumimos en este torneo, en el inicio y que nos cuesta mucho”, dijo el técnico, Andrés Lillini, tras el choque de “fieras”.

A estas alturas del torneo pasado, los Pumas tenían tres ganados, cuatro empatados, 11 goles a favor, seis en contra, y fue hasta la semana 11, precisamente ante León, que perdieron el paso sin derrotas.

En cuanto a sus rachas sin anotación, esta es la peor para los capitalinos en los últimos cinco años ya que anteriormente lo máximo que habían pasado sin perforar la meta contraria fueron cuatro partidos, lo cual ocurrió entre las jornadas 3 y 7 del Apertura 2020, con una semana de descanso, así como en el torneo Clausura 2017.

En tanto, tanto en el Apertura 2018 como en el Clausura 2018, fueron tres partidos consecutivos en los que los felinos se fueron en cero.

Duelo de urgidos, Pumas vs. Chivas

La octava jornada enfrentará a Pumas con las Chivas, que tampoco ha tenido resultados positivos en el torneo. La buena noticia para los universitarios es que en los últimos 10 partidos tienen cuatro triunfos, cuatro empates y solo dos derrotas, la última en el Clausura 2017.

También puedes leer:Los pumas deben concretar los pendientes