En la cancha y en las gradas, los aficionados y jugadores brasileños pasaron de la alegría a la tristeza tras ser goleados por Alemania.