Es muy tenue, incluso podría apagarse muy pronto, pero por ahora, una nueva luz de esperanza apareció para las selecciones de Italia y Chile.

Estos representativos podrían recibir una nueva oportunidad para disputar la Copa del Mundo de Rusia 2018, siempre y cuando FIFA aplique una sanción a la Federación Peruana de Futbol (FPF).

La posibilidad, aunque mínima hasta el momento, existe, luego de que diera a conocer que el partido político Fuerza Popular, el cual encabeza Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, tiene pensado lanzar una iniciativa que para tomar control del deporte de aquel país.

La idea es que el Instituto Peruano del Deporte (IPD) tome el control de la FPF con el fin de regularizar su funcionamiento, luego de una serie de problemas que ha encarado este organismo.

Actualmente Manuel Burga, expresidente de la Federación Peruana, es procesado por el llamado FIFAGate, donde directivos de varias federaciones habrían participado en casos de corrupción.

El problema es que sí se acepta esta idea, la FPF perdería su autonomía, algo de lo que FIFA es muy celosa, ya que no autoriza que sus agremiados tengan vínculos con gobiernos.

De proceder, el organismo peruano sería desafiliado y por ende, la selección de Perú, que ganó su boleto para una Copa del Mundo después de 36 años, sería descalificada de la justa internacional.

Italia o Chile serían tomadas en cuenta en caso de que se oficializara la descalificación de Perú, pero hasta el momento no hay nada concreto.