Además de las fricciones con Corea del Norte y ser una persona non grata para la diplomacia Mundial, Donald Trump ya comenzó la primera “guerra” de su mandato.

Organizaciones deportivas como la NFL, NBA y MLB, tres de los deportes insignia del país norteamericana,se han unido ante las declaraciones del presidente de la nación, quien a su vez repudia cualquier acto de activismo ante el himno o bandera.

Jugadores de estas disciplinas, mayoritariamente del futbol americano y de raza negra, han protestado por la desigualdad social que existe en el país del “Tío Sam” hacia las minorías, lo que ha causado la molestia y críticas de Trump.

La gota que derramó el vaso fue el pasado viernes durante un mitin en Huntsville, Alabama, donde el mandatario prácticamente se les fue a la yugular a los deportistas que encabezan o son partidarios de estas protestas.

“¿No les gustaría ver a uno de estos propietarios de la NFL, cuando alguna persona le falta el respeto a nuestra bandera, decir: ‘¡Saquen a ese hijo de pu… del campo de juego ahora mismo! ¡Fuera! ¡Está despedido! ¡Está despedido!’?”, manifestó el ejecutivo federal de la Unión Americana.

Pero lo único que consiguió fue la consigna y desaprobación del gremio del football, principalmente del comisionado de la NFL, Roger Goodell, quien consideró lamentables e inconcebibles las declaraciones de Donald Trump.

“Comentarios como estos demuestran una desafortunada falta de respeto contra la NFL, nuestro gran juego y nuestros jugadores”, aseguró el comisionado mediante un comunicado.

Las afirmaciones de Goodell fueron respaldadas en el campo por alrededor de 204 jugadores, quienes protestaron ante el himno de Estados Unidos durante los partidos de la Semana 2 de la NFL.

El primer juego donde se efectuaron las protestas fue en el Jacksonville-Cuervos de Baltimore, realizado en el estadio de Wembley, en Londres.

Al menos una docena de elementos se arrodillaron durante la interpretación del himno de Estados Unidos, mientras que el dueño de los Jaguares, Shad Khan, se unió a la consigna cruzándose de brazos.

“Por eso es importante para nosotros, y personalmente para mí, mostrar al mundo que aunque podamos diferir a veces, podemos y debemos estar unidos en el esfuerzo por ser mejores como pueblo y nación”, declaró Khan, quien incluso llegó a apoyar con un millón de dólares a la campaña presidencial de Donald Trump, reportó la agencia francesa de noticias AFP.

En el transcurso del domingo, más jugadores alzaron la voz, al grado de no salir al acto protocolario para entonar el himno, como en el caso de los Acereros de Pittsburgh, quienes se quedaron en los camerinos de Soldier Field.

“Son tiempos divisorios para nuestro país, para nosotros como equipo se trata de permanecer unidos”, manifestó Mike Tomlin, entrenador en jefe de los Steelers, quien es de raza afroamericana.

Las acciones desencadenaron más críticas de Donald Trump, quien aprovechó las redes sociales para arremeter contra el gremio de la NFL y exhortó a los aficionados a “negarse ir a los partidos hasta que los jugadores dejen de faltar al respeto a nuestra bandera y país”.

Lo anterior se trata de la mayor protesta realizada por jugadores de la NFL desde que el ex quarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick comenzara a arrodillarse ante el himno en 2016.

No solamente se ha dado en la NFL, en Grandes Ligas, el pelotero de los Atléticos de Oakland, Bruce Maxwell, también hizo lo propio el día sábado horas después del primer “ataque” de Trump hacia los deportistas activistas.

“Todo el mundo sigue el deporte y todo el mundo ama el deporte, y siento que en lo personal esto es lo correcto”, dijo Maxwell a The Associated Press.

Las críticas por las palabras de Trump hacia las consignas de jugadores en la NFL y MLB, se dan apenas un mes después de que el presidente no condenara a grupos de supremacistas blancos, quienes marcharon a favor de su ideología en Charlottesville, Virginia, a mediados de agosto.

En aquella ocasión, se vivieron momentos de violencia entre los supremacistas radicales y aquellos que estaban en desacuerdo con la protesta, desencadenando un muerto y varios heridos.

“Todos debemos estar unidos y condenar todo lo que significa el odio. No hay lugar para este tipo de violencia en Estados Unidos”, manifestó Trump por esos días.


En Grandes Ligas, el pelotero de los Atléticos de Oakland, Bruce Maxwell, también se arrodilló frente al himno estadounidense

204

Jugadores de la NFL protestaron el pasado fin de semana

 ‘El fuego cruzado’

El deporte ráfaga también ha atizado fuerte contra Trump.

La polémica se encendió cuando el mandatario cancelara la visita a la Casa Blanca de los Golden State Warriors, vigentes campeones de la NBA, ante las críticas de Stephen Curry y quien se negó a acudir a la invitación.

“Ir a la Casa Blanca es considerado un gran honor para un equipo campeón. Stephen Curry está vacilando, por lo tanto queda retirada la invitación”, manifestó Trump en Twitter.

La respuesta no se hizo esperar en estrellas de la talla de Lebron James, quien defendió a capa y espada la postura de su colega y aseveró que acudir a la Casa Blanca “antes era un honor hasta que llegó usted”.


Trump quitó la invitación a la Casa Blanca para los Warriors de Golden State, luego de que Stephen Curry se negara a acudir