Cuando Lionel Messi llegó al Paris Saint-Germain, en agosto de 2021, el mensaje fue claro: el club parisino iba con todo por ganar la Champions League. Ayer, el argentino nunca apareció y el Real Madrid demostró que la grandeza deportiva no es cuestión monetaria.

Con un triplete de Karim Benzema en el segundo tiempo, el club español se repuso de un 0-1 (0-2 en el global) para ganar 3-1 y echó al equipo multimillonario, que firmó uno de sus más grandes fracasos, con todo y Kylian Mbappé, quien es visto por muchos como el mejor jugador de la actualidad.

Tras el 0-1 en la Ida, el Madrid, con sus 13 Copas de Europa a cuestas, empezó el partido con jerarquía, pero conforme pasaron los minutos, el PSG tomó el control.

Así, los parisinos demostraban lo que, en apariencia, reflejaban: que eran mejor equipo que el conjunto madridista.

Pasados los 30 minutos del primer tiempo, Mbappé se hizo presente en el marcador; sin embargo, el gol fue anulado por fuera de lugar de Nuno Mendes.

Entonces, vino la reacción del conjunto merengue con dos remates de cabeza de Benzema. El primero de ellos fue a las manos del portero Gianluigi Donnarumma, mientras que el segundo rozó el poste derecho.

El gol llegó, finalmente, al minuto 39’ por cortesía de Mbappé, que le dio una gran ventaja al PSG, tras anotar en un pase filtrado de Neymar.

Con 15 goles y 17 asistencias en todas las competiciones este curso, el galo fue el foco de la atención al presentarse en el estadio Santiago Bernabéu, que en el verano podría ser su nueva casa.

Y una vez terminado el primer tiempo, parecía que cumpliría con ese papel… pero un paisano suyo le robó el show y la gloria en la segunda mitad. Antes de que esto ocurriera, Mbappé volvió a anotar, una vez más en fuera de lugar.

Parecía una victoria fácil; sin embargo, al minuto 60, vino un error grosero de Donnarumma, que comenzó con la debacle parisina.

Benzema fue a presionarlo y provocó que el portero comprometiera el balón y fue el mismo galo quien descontó. Entonces, se vino un vendaval blanco.

Fueron 20 minutos que quedarán para la posteridad, que van directo a los grandes momentos del conjunto “merengue” en Champions, mientras que del lado del PSG sintetizan la increíble manera en la que, una vez más, desperdician su oportunidad para dejar de ser sólo un equipo aspirante y entrar a la verdadera élite de los clubes europeos.

Al minuto 72, un rechace le quedó a bocajarro al brasileño Vinicius Jr., quien mandó su remate por encima de la portería de Donnarumma.

Pero al minuto 76, Benzema -¿quién más?- se hizo presente nuevamente en el marcador con una asistencia del croata Luka Modric, quien comenzó la jugada tras robarle el balón a un intermitente Lionel Messi, quien, hay que recordar, falló un penalti en la Ida.

Y en el saque para reanudar el juego tras el empate, al 78’, ocurrió lo increíble: el Real Madrid volvió a robar el balón y Benzema definió de manera magistral desde fuera del área para demostrar que el conjunto “merengue” es el amo de este torneo y que él será recordado como uno de los grandes “Killers’ de la llamada “Casa Blanca”.

De esta manera, el Madrid accedió a los Cuartos de Final por segunda edición seguida tras registrar eliminaciones consecutivas en la ronda de Octavos.

Por su parte, se trata de otro fiasco europeo para el PSG, un club que gasta sin desenfreno por satisfacer su ambición de consagrarse en la máxima cita continental.

El equipo del argentino Mauricio Pochettino generó enormes expectativas con el fichaje de Messi para sumarse a Mbappé y Neymar en un temible tridente ofensivo, pero los dos cracks sudamericanos no han estado a la altura por culpa de lesiones y un bajón de nivel, cediendo el protagonismo al francés, quien en pocos días podría ser ya anunciado como nuevo refuerzo “merengue”.

Vale decir que los parisinos sortearon la ronda de Octavos en las dos temporadas anteriores, perdiendo ante el Bayern Munich en la Final de 2020 y contra el Manchester City en las Semifinales en 2021.

Es decir, con su tridente estelar, quedaron más lejos de la “Orejona”.

Al término del juego, Pochettino se quejó de una falta de Benzema sobre Donnarumma en el primer gol. “No es posible no hablar de este grosero error. El primer gol del Real Madrid ha cambiado el partido. Me pregunto qué hace el VAR porque hay falta. Durante 60 minutos dominamos, ese gol lo cambió todo”.

En efecto, ese gol, y la inoperancia del PSG.

También puedes leer: Real Madrid vino de atrás y aumenta la ventaja sobre el Sevilla