Hicieron falta 39 años de historia del Mundial de atletismo para que Perú consiguiera su primera medalla. Se requirió un poco menos para que llegara la segunda, también de oro y gracias a la misma deportista.

Una semana después de conquistar la prueba de los 20 kilómetros, Kimberly García hizo lo mismo el viernes en los 35, una distancia que debutó en los Mundiales.

“Estoy muy contenta de haber logrado estas dos medallas. Como dije, la verdad no esperábamos ganar medallas de oro, sí ubicarnos en un buen lugar, pero con la convicción de que en cada competencia venimos a pelear”, dijo García.

“Me he preparado muchísimo. He trabajado muy duro para lograr esto. Ha sido mi sueño desde muy pequeña”.

La reducción de esta prueba, respecto de los 50 kilómetros que se habían recorrido tradicionalmente, generó expectativas nuevas.

Para empezar, hizo que más competidoras que habían participado en los 20 kilómetros disputaran también la otra prueba.

Además, generó mayores expectativas de que García pudiera repetir medalla, al requerir un menor desgaste tras el esfuerzo realizado en la primera jornada del Mundial para obtener la presea. Hubo asimismo una semana completa de descanso entre una prueba y otra.

“Cuando vimos que iba a haber los 35 nosotros sí teníamos el objetivo, desde que hicimos la marca, de participar en las dos. Claro que teníamos que ver cómo terminábamos en los 20”, compartió.

Terminó de maravilla aquella primera competición, disputada bajo un sol abrasador y con largada poco después del mediodía.

En contraste, los 35 kilómetros iniciaron a las 6 de la mañana, bajo un cielo nublado e incluso con una llovizna que apareció por primera vez en Eugene desde que comenzó el Mundial.

Lo que no cambió fue la ruta, junto al Autzen Stadium, el estadio que es casa del equipo de fútbol americano colegial de la Universidad de Oregon.

Lee también: Semenya no pudo con los 5 mil metros; queda fuera de la Final

Con una solidez asombrosa, García fue ganando paulatinamente distancia respecto de Zdzieblo y cruzó la meta con un tiempo de 2 horas, 39 minutos, 16 segundos.

Sin variaciones quedó también el podio. Fue exactamente el mismo que en los 20 kilómetros. Zdzieblo fue segunda con 2:40:03 y Qiang tercera con 2:4037.

“Claro que no imaginábamos que íbamos a tener las mismas” medallistas, indicó la andarina de Huancayo, notablemente entera en las entrevistas y radiante de felicidad.